Masticar chicle como ayuda para el control de peso

Entre las muchas estrategias y ayudas para controlar el peso ya comentadas en este blog, hoy vamos a añadir una más: masticar chicle. Sí, sí; has oído bien. Diferentes estudios señalan que masticar chicle puede ayudar a disminuir la ansiedad por apetito entre horas ayudando a no picar y, por lo tanto, puede ser un complemento ideal para para personas que necesiten controlar su peso en cualquier momento de la dieta, ayudándoles a no picar entre horas.

Estos estudios señalan que masticar chicle disminuye las ganas de picotear alimentos dulces y salados, fundamentalmente, y se vio que quienes masticaron chicle disminuyeron un 8,2% la ingesta de calorías frente a los que no tomaban chicle. Esto se traduce aproximadamente en un máximo de 60 calorías.

Además, el hecho de masticar produce un leve gasto calórico de alrededor de 11 calorías a la hora. El mecanismo de acción por el que los chicles consiguen estos pequeños pero singulares beneficios parece explicarse porque se liberan hormonas inhibitorias del apetito como la colecistoquinina (se envían señales al cerebro que activan el proceso de saciedad). Además, al estimular las mandíbulas se favorece una relajación más natural.

chicle para controlar peso

Por lo tanto, masticar chicle resulta ideal en las siguientes situaciones:

De todos modos, recuerda siempre nuestros consejos básicos para perder peso:

  • Ponerse a dieta con un profesional sanitario con conocimientos en nutrición: médico, nutricionista o farmacéutico.
  • Seguir sus recomendaciones y hacer ejercicio físico.
  • Los chicles pueden ser una ayuda para reducir la probabilidad de picar. Consulta a tu farmacéutico aquellos chicles que además contienen extractos vegetales con propiedades relajantes como la teanina y el azahar.

 

Referencias:

Hetterington MM et al. Short-term effects of chewing gum on snack intake and appetite.Appetite 2007;48:397-401.

Hetterington MM . Effects of chewing gum on short-term appetite regulation in moderately

restrained eaters. Appetite 57 (2011) 475–482.

EMA/HMPC/283630/2012

Dietas a las que no debes hacer caso

Se acerca el verano y seguro que más de uno y de una está haciendo dieta para lucir palmito en la época estival. Pues… ¡cuidado! porque existen muchas dietas nada educativas, muy restrictivas y, sobre todo, peligrosas.

Algunas de ellas son de sobra conocidas y suelen reconocerse porque son pintorescas, populares y más que nada ‘mágicas’ y engañosas. Además, añadiría yo, resultan peligrosas. Ninguna de estas dietas promociona una nutrición sana y equilibrada y suelen estar basadas en principios científicos infundados. Como dice la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), estas dietas se caracterizan por ser restrictivas en energía, desequilibradas en determinados nutrientes y cero educativas. No sólo no mejoran los hábitos sino que los empeoran.

dietas peligrosas

En este breve post te resumo algunas dietas que, en mi opinión y en la de muchos expertos nutricionistas, no deberías seguir:

  • Las dietas hipocalóricas: como la dieta de la Clínica Mayo, la Dieta Gourmet o la Dieta mínima, que pueden provocar un efecto rebote que se traduce en aumento de grasa, pérdida de masa muscular y déficit de nutrientes como el calcio. Además, algunas de ellas son un riesgo grave para personas con colesterol.
  • Dietas disociativas: Dieta de Hay o disociada, Dieta de Montignac, Régimen de Shelton, Dieta de Rafaella Carrá (ésta última con argumentos tan irracionales como que lo que se consume antes de las 8 de la mañana no engorda). Las dietas disociativas pueden debilitar el sistema inmune y causar problemas digestivos por la falta de nutrientes en frutas, verduras y proteínas.
  • Dietas excluyentes: como la Dieta Prittikin y la del Dr. Haas, Dieta de los astronautas, de Hollywood, dieta de Atkins, etc. Pueden provocar déficits de vitaminas del grupo B, calcio y hierro con riesgo de anemias y sus consecuencias: cansancio, apatía, fatiga, riesgo de infecciones, problemas de osteoporosis y otros. Además, pueden provocar cetosis y problemas renales.
  • Otras dietas: como la dieta macrobiótica (se pueden producir déficits de vitaminas liposolubles y de B12, además de minerales como calcio y hierro), la dieta Dukan (riesgo de problemas renales, entre otros).

En este 2016 algunas de las más famosas están siendo la Dieta Perricone, la de la Piña o la del grupo sanguíneo. Ninguna de ellas, científica y todas poco educativas y desequilibradas.

Desde aquí aconsejarte que preguntes a expertos en nutrición como los endocrinos, los nutricionistas o los farmacéuticos nutricionistas. Ellos te aconsejarán dietas equilibradas, educativas, ricas y, sobre todo, saludables. Confía en los profesionales sanitarios que tienes cerca.

Fuentes:

El turrón no es tan calórico como creemos

Uno de los alimentos más relacionados con la Navidad, sobre todo en España, es el turrón. Los anuncios publicitarios de este tradicional producto, fundamentalmente en televisión, nos retrotraen a otra época, como aquel de “El turrón más caro del mundo”, o el clásico “Vuelve por Navidad”.

Centrándonos en el aspecto nutricional, el turrón lleva asociado un San Benito de alimento calórico y culpable -casi en exclusiva- de esos kilos de más que tras las fiestas ansiamos quitarnos. ¿Es esto verdad? Te lo adelanto, no del todo.

Si nos atenemos a la información nutricional de la base de datos Bedca y analizamos un turrón tipo, de Alicante, podemos observar que es un alimento que aporta una cantidad importante de grasas, hidratos de carbono y calorías. Sin embargo, el perfil de grasas es muy saludable, destacando principalmente las mono y las poliinsaturadas en una cantidad similar al del aceite de oliva. Por lo tanto, se trata de grasas vegetales y saludables. Destaca además el hecho de que no contiene colesterol.

turrón

Respecto a los hidratos de carbono que contiene, la mayoría son azúcares mono o disacáridos. En este aspecto sí que el consumo debe ser limitado en caso de problemas de obesidad y en diabéticos, tal y como señala la Fundación Española para la Diabetes : “Para efectuar una sustitución y poder tomar turrón, debemos saber que si consumimos por ejemplo una pequeña porción de 10 gramos, debemos dividir por 10 las calorías y el contenido en hidratos de carbono que indique en la etiqueta del producto. En nuestro caso, 44,9 gramos divididos entre 10 es 4,4 gramos. Esto, transformándolo a las medidas de equivalencias de las dieta para diabéticos, es casi media ración de hidratos de carbono”. También señalan que “no hay grandes diferencias entre los turrones tradicionales y los denominados aptos para diabéticos”.

Por otra parte, el turrón contiene la mayoría de aminoácidos esenciales además de vitaminas A, E y algunas del grupo B aparte de fibra y minerales como calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Como puedes comprobar, no es tan fiero el león como lo pintan pero como siempre os decimos, hay que comer con sentido común y todo en su justa medida. Si eres diabético y/u obeso, precaución.

Finalmente, te aconsejo que leas siempre la etiqueta del turrón que compres y que mires si tiene gluten, lactosa, caseína y así evitar intolerancias o alergias alimentarias, ya que hay muchos tipos y marcas y tal vez no se adecúen al perfil que te he presentado.

Típicos pecados que nos impiden perder peso

Hoy os escribo un post un poco más filosófico de lo habitual que espero nos haga pensar a todos.

Perder peso es fácil, lo decimos siempre, lo difícil es mantenernos en ese peso conseguido, ¿verdad? El autoengaño y autocomplacencia son algunos de los pecados que solemos cometer para no cuidar nuestra salud. A todos nos gusta encontrar satisfacción en lo que comemos y, sobre todo, cuando hemos tenido un largo día de trabajo y nos damos un pequeño homenaje con una cena prohibitiva o con un postre de chocolate, por ejemplo.

excusas para no perder pesoTan malo es ser muy indulgente con uno mismo con expresiones típicas del tipo: “Pero si no como”; “Es que estoy así por mi genética”; “Soy de constitución ancha/o”…, como ser el peor enemigo de uno mismo y caer en la ortorexia o en el extremismo de que todo me puede engordar.

Investigaciones recientes revelan que es mucho más fácil mantener un estilo de vida saludable cuando uno se deja tentar de vez en cuando, pero siendo consciente de lo que hace. La fuerza de voluntad se demuestra tomando sólo una copa de vino o cuando se come un pequeño trozo de tarta. En esos momentos, somos conscientes de lo que afecta a nuestro peso y lo que no. Esa fuerza de voluntad nos hace más proclives a mantener nuestro peso a raya y sobre todo a controlarnos. De todos modos, sí que es verdad que existen situaciones en las que esa fuerza de voluntad es clave para perder peso.

Estos son algunos pecados capitales que suelen acecharnos en el día a día y que tenemos que conocer para poder hacerles frente si queremos mantener nuestra línea:

  1. Estar demasiado atareado: la falta de tiempo hace que no tengamos la suficiente dedicación para comer, cocinar o comprar alimentos sanos.
  2. El entorno obesogénico que nos rodea: está claro que no nos ayuda. Las ofertas de comida rápida por un euro, los picoteos obligatorios por temas laborales, familiares, o nuestra propia cultura gastronómica regada de calorías y alcohol hacen que perder peso sea un reto
  3. Sentimiento de inferioridad: las personas con baja autoestima o que están pasando por un problema personal importante a veces acaban refugiándose en la comida.
  4. La impaciencia: perder 10 kilos en una o dos semanas, aparte de que no es fácil, tampoco es sano. Lo importante es cambiar los hábitos de vida saludables. Solamente con ese cambio y manteniendo dichos hábitos seguro que conseguimos perder peso.

Adquirir buenos hábitos de vida pasa por aprenderlos y llevarlos a la práctica. Y, ¿por qué no?, por caer a veces en la tentación, como decía el gran Oscar Wilde.

 

Fuentes:

Arne Astrup, Martínez JA. Plan Diogenes para el control del peso. La dieta personalizada inteligente

Un plan integral para adelgazar y aprender a comer bien

Ya estamos en septiembre; la rutina vuelve a empezar, los escaparates lucen sus colecciones otoño-invierno, la Liga de fútbol ya ha comenzado y notamos que los días son más cortos.

Septiembre es, junto con enero, el mes clásico de los nuevos propósitos, como pueden ser pasar más tiempo con la familia, hacer más deporte y, sobre todo, cuidarnos más, empezar una dieta o quitarnos esos kilos que nos sobran. Si este es uno de tus objetivos, te recomiendo el Plan Compl3t Diet, de  Ns Nature System, que está disponible en las farmacias del país.

Se trata de un plan basado en el Estudio Diógenes, realizado en Europa para perder peso y para conocer cuál es la mejor estrategia para mantenerse en el peso perdido más tiempo. En este enlace puedes leer el estudio completo.

El plan cuenta con tres fases:

La fase inicial o de choque: de dos semanas de duración, te explicamos cómo perder el peso inicial, basándonos en una dieta ligeramente proteica que se basa en las recomendaciones del prestigioso Food Nutritional Board institute of Medicine. Esta tipología de dieta favorece una mayor pérdida de peso a corto plazo, reduce la masa grasa, la intrabdominal y la circunferencia de cintura. Además, te ayudaremos con un complemento alimenticio con efecto saciante que te proporcionará sensación de plenitud y control de apetito. Finalmente, te facilitaremos que diariamente salgas a caminar.

La segunda fase: tiene como objetivo alcanzar el peso objetivo que te has marcado. Nuestra recomendación aquí es que seas realista. Esta fase durará el tiempo que tú consideres y la dieta que te facilitamos te ayudará a que lo puedas conseguir. La dieta se complementará con un complemento alimenticio para la captación de grasas. La fase de ejercicio no sólo incrementará el número de pasos diarios que debes hacer, sino que incluirá ejercicios de fuerza y tonificación.

Tercera fase: de mantenimiento. Una vez lograda la pérdida de peso, lo más importante es evitar recuperarlo, interiorizando los buenos hábitos para comer de forma saludable. Como hemos dicho, con el Plan Compl3t Diet, seguimos los criterios del Estudio Diógenes, donde se observó que dietas ligeramente proteicas, bien balanceadas en todos los grupos alimenticios y con hidratos de carbono de bajo índice glucémico, demostraron tener menos casos de abandono y fue la pauta que permitió que no se recuperara el peso perdido durante más tiempo. Esta fase incluye un complemento alimenticio para una mejor gestión de los hidratos de carbono junto con el mantenimiento y llegada a los objetivos del plan de ejercicio.

En este vídeo te explicamos de manera clara y sencilla en qué consiste el Plan Compl3t Diet.

perder peso con el Plan Compl3t Diet

Pincha en la imagen para ver el vídeo.

Por último, como muchas veces te he recomendado, consulta siempre con profesionales sanitarios con conocimientos en nutrición. Perder peso es algo serio y siempre debes consultar con ellos.

Dietas milagro vs dietas saludables

Antes de cada verano, solemos proponernos perder los kilos que hemos acumulado desde las vacaciones anteriores. Lo hacemos porque aspiramos a lucir una figura más esbelta o por sentirnos mejor con nosotros mismos. En este sentido, recuerda que el sobrepeso y la obesidad no son sólo problemas estéticos, sino que también son problemas de salud que pueden desembocar en enfermedades graves.

Si decides hacer dieta asesórate con un profesional sanitario, ten autocrítica con tus costumbres alimenticias para corregir errores y pon de tu parte, no para perder peso -que también-, sino para cambiar tus hábitos de alimentación. No vale sólo con perder peso antes del verano.dietas milagro vs dietas saludables

Esta época de primavera está repleta de nuevas dietas con nombres raros que prometen perder peso de forma rápida y segura.  Desconfía de esos métodos, porque sólo ofrecen resultados puntuales, no son personalizados, resultan difíciles de seguir, no hay detrás un profesional sanitario que te puede asesorar y además pueden comprometer tu salud.

Por lo tanto, te recomiendo que huyas de aquellas dietas que:

  • Eliminen alimentos básicos como los hidratos de carbono, porque pueden originarte un déficit de nutrientes esenciales para nuestra salud.
  • Te penalicen si un día fallas en tus propósitos; te generará ansiedad y convertirás a la comida en un castigo o sufrimiento.
  • Te hagan suprimir algunas de las comidas principales.
  • Limiten la variedad de alimentos a incluir. Si lo haces, te vas a aburrir y abandonarás la dieta.
  • No tengan evidencia científica de sus logros.

Por el contrario, mejor sigue estos pequeños consejos:

  • Haz cinco comidas al día.
  • Combina tu dieta con ejercicio físico: consigue un podómetro y mide los pasos que haces. Recuerda que 5.000 pasos marcan la barrera entre ser sedentario y no serlo. Haz ejercicios de fuerza; en el último congreso de la Sociedad Española de Diabetes se evidenció que la fuerza reduce la pérdida de músculo (que acompaña al envejecimiento) y puede mejorar la tensión arterial, el colesterol y los triglicéridos, además de aumentar la fuerza, la flexibilidad y la resistencia física.
  • Sigue dietas que tengan la posibilidad de intercambiar alimentos por otros del mismo grupo. Tu dieta será más personalizada y fácil de seguir.
  • Sigue una dieta balanceada nutricionalmente, donde todos los grandes grupos alimenticios estén representados.
  • Come fruta todos los días.
  • No bebas alcohol y reduce al máximo la ingesta de alimentos ricos en grasa y azúcares.
  • Nunca hagas dietas solo. Adelgazar por tu cuenta es difícil y es importante aprender a comer bien. Por eso, resulta fundamental el asesoramiento y la motivación de un profesional sanitario con conocimientos en nutrición para lograr tus objeticos. Si aprendes a comer de forma saludable durante tu dieta después será más fácil comer sano y que no vuelvas a ganar esos kilos que perdiste.
  • Pregunta a tu farmacéutico sobre las opciones saludables para perder peso y sobre todo para mantenerlo.

Cómo no recuperar el peso perdido tras una dieta

Son muchas las personas que en algún momento de su vida inician una dieta y logran perder unos kilos, pero también es cierto que no logran mantener ese peso. El secreto y la clave del éxito de una dieta no consiste en adelgazar, sino en simplemente no recuperar el peso perdido. Muchos estudios científicos han intentado establecer las bases para conseguir este reto. Y sí, efectivamente, existe un estudio que ayuda a descubrir cómo no recuperar los kilos perdidos y hoy te lo voy a contar.

En el año 2006, investigadores y nutricionistas de universidades de ocho países europeos, entre ellos España, realizaron un estudio nutricional denominado Diógenes (Acrónimo de Dieta Obesidad y Genes) cuyo objetivo era la pérdida de peso y su mantenimiento a largo plazo. Se trata del mayor ensayo europeo realizado hasta la fecha para perder peso y mantenerlo y fue publicado en 2010 en la revista médica con mayor prestigio del mundo, la New England Journal of Medicine. En este enlace puedes leer el estudio completo.cómo no recuperar el peso perdido tras una dieta

El estudio incluyó a 1.000 adultos que, tras perder durante ocho semanas un promedio de 11 kg, eran incluidos al azar en cinco tipos de dietas diferentes durante seis meses. Estas dietas tenían distinto contenido en proteínas e hidratos de carbono y desiguales índices glucémicos. Los resultados fueron espectaculares: los que siguieron una dieta con un alto contenido proteico y con un índice glucémico bajo, fueron los únicos que no volvieron a engordar después de la pérdida inicial de 11 kilos. Los abandonos de la dieta en este grupo fueron un 30% menores que en otros grupos.

Parece que la explicación de esta tipología de dieta radica en que tiene un mayor efecto termogénico y favorece una mayor pérdida de peso a corto plazo, reduciendo en mayor medida que una dieta convencional la masa grasa, la grasa intraabdominal y la circunferencia de la cintura.

Pregunta a tu farmacéutico sobre este tipo de dieta, él te aconsejará cómo seguirla. Cuenta siempre con un profesional sanitario con conocimientos en nutrición que te enseñe a comer bien, te diga qué tipo de ejercicio tienes que hacer, resuelva tus dudas, te motive y te ayude a mantener ese peso que has bajado durante mucho más tiempo.