Un plan integral para adelgazar y aprender a comer bien

Ya estamos en septiembre; la rutina vuelve a empezar, los escaparates lucen sus colecciones otoño-invierno, la Liga de fútbol ya ha comenzado y notamos que los días son más cortos.

Septiembre es, junto con enero, el mes clásico de los nuevos propósitos, como pueden ser pasar más tiempo con la familia, hacer más deporte y, sobre todo, cuidarnos más, empezar una dieta o quitarnos esos kilos que nos sobran. Si este es uno de tus objetivos, te recomiendo el Plan Compl3t Diet, de  Ns Nature System, que está disponible en las farmacias del país.

Se trata de un plan basado en el Estudio Diógenes, realizado en Europa para perder peso y para conocer cuál es la mejor estrategia para mantenerse en el peso perdido más tiempo. En este enlace puedes leer el estudio completo.

El plan cuenta con tres fases:

La fase inicial o de choque: de dos semanas de duración, te explicamos cómo perder el peso inicial, basándonos en una dieta ligeramente proteica que se basa en las recomendaciones del prestigioso Food Nutritional Board institute of Medicine. Esta tipología de dieta favorece una mayor pérdida de peso a corto plazo, reduce la masa grasa, la intrabdominal y la circunferencia de cintura. Además, te ayudaremos con un complemento alimenticio con efecto saciante que te proporcionará sensación de plenitud y control de apetito. Finalmente, te facilitaremos que diariamente salgas a caminar.

La segunda fase: tiene como objetivo alcanzar el peso objetivo que te has marcado. Nuestra recomendación aquí es que seas realista. Esta fase durará el tiempo que tú consideres y la dieta que te facilitamos te ayudará a que lo puedas conseguir. La dieta se complementará con un complemento alimenticio para la captación de grasas. La fase de ejercicio no sólo incrementará el número de pasos diarios que debes hacer, sino que incluirá ejercicios de fuerza y tonificación.

Tercera fase: de mantenimiento. Una vez lograda la pérdida de peso, lo más importante es evitar recuperarlo, interiorizando los buenos hábitos para comer de forma saludable. Como hemos dicho, con el Plan Compl3t Diet, seguimos los criterios del Estudio Diógenes, donde se observó que dietas ligeramente proteicas, bien balanceadas en todos los grupos alimenticios y con hidratos de carbono de bajo índice glucémico, demostraron tener menos casos de abandono y fue la pauta que permitió que no se recuperara el peso perdido durante más tiempo. Esta fase incluye un complemento alimenticio para una mejor gestión de los hidratos de carbono junto con el mantenimiento y llegada a los objetivos del plan de ejercicio.

En este vídeo te explicamos de manera clara y sencilla en qué consiste el Plan Compl3t Diet.

perder peso con el Plan Compl3t Diet

Pincha en la imagen para ver el vídeo.

Por último, como muchas veces te he recomendado, consulta siempre con profesionales sanitarios con conocimientos en nutrición. Perder peso es algo serio y siempre debes consultar con ellos.

La educación nutricional de nuestros hijos comienza en casa (y II)

En la primera parte de este post os expliqué por qué era importante educar nutricionalmente a nuestros hijos. Hoy seguiremos abordando más consejos y orientaciones que espero os ayuden en una de las tareas más importantes y que más quebraderos de cabeza trae a los padres son la llave de la prevención de futuras enfermedades.

Los padres, muy frecuentemente, tenemos expectativas irreales con respecto a las cantidades que nuestros hijos deben ingerir. Resulta habitual ver cómo se le obliga a un niño a que coma más de lo que él quiere. No es recomendable hacerlo porque sólo ellos saben cuánta hambre tienen y son ellos los que tienen que aprender a regular su propio apetito. La cantidad de alimentos que ingieren puede variar mucho en función de la fase de crecimiento en la que se encuentren. Es normal que pasen por temporadas en las que comen más y otras en las que comen menos.  Seguramente, a nosotros los mayores, nos pasa lo mismo.

eating-796490_640

Tampoco debemos obligar a un niño a  comer algo que no le gusta. Los gustos van cambiando a lo largo de la vida. Se lo podremos ofrecer más adelante. Nadie obligaría a un adulto a comer algo que no quiere. Un niño merece la misma consideración; es más, no deja de ser una persona, más chiquitita, la mayoría de las veces con las mismas virtudes y defectos que las personas mayores.

Otra idea muy habitual en algunas situaciones es presentar la comida como castigo: “Si te portas mal, pondré pescado para cenar”; “Si te portas bien, comerás helado”; “Si no te comes la verdura no podrás tomar batido”… Con esas indicaciones estamos transmitiéndole mensajes erróneos sobre qué alimentos son buenos o malos. La comida no es un castigo. Todos los alimentos son saludables en el marco de una dieta variada y equilibrada, y así lo debemos transmitir con nuestro ejemplo.

Acabo esta entrada con una cita que seguramente os sonará y que es muy ilustrativa: ”Los padres ponen la calidad y el niño la cantidad”.