¿Por qué se me cae el pelo? Alimentos para prevenir la caída

Con la llegada del otoño es muy habitual que te preguntes “¿por qué se me cae el pelo?” y es que, de una forma u otra, encontramos pelos por todos lados: la almohada, el escritorio, la ropa, el baño… Nuestra cabellera se resiente y su densidad, parece que también. No obstante, conviene aclarar que dicha caída puede darse en cualquier época del año.

por qué se me cae el pelo en otoño

Pero, ¿sabes qué? Aún a riesgo de decepcionarte o de hacerte sentir menos especial, debo decirte que no son imaginaciones tuyas: es cierto; según algunas fuentes, en otoño aumentan hasta un 30% las consultas por caída del pelo y, normalmente, es a causa de un proceso natural que no debe preocuparnos en demasía.

Me explico: de los 100.000 folículos o cabellos que puede haber en nuestro cuero cabelludo, absolutamente todos siguen un ritmo cíclico que pasa por el crecimiento, la involución, el reposo y el desprendimiento que, consigo, trae más crecimiento. Por suerte, cada pelillo va por libre y estos “recambios de pelo” no se producen todos a la vez.

Para que te hagas a la idea, cada día perdemos alrededor de 100 cabellos y estos suelen cambiarse cada 2 a 6 años. Si en esta época notas más su pérdida es porque el otoño se relaciona directamente con factores endógenos o ambientales que pueden propiciarla como, por ejemplo: mayor estrés por la vuelta al trabajo o el seguimiento de dietas para la pérdida del peso ganado tras el verano.

caída del cabello

¿Qué favorece la caída del cabello?

Aunque los factores asociados a esta época del año puedan justificar por qué se cae más el pelo, lo cierto es que existen toda una serie de motivos que también inciden de forma reseñable sobre su conservación, renovación y aspecto:

  1. Causas orgánicas: la genética, ciertas patologías sistémicas o a nivel del cuero cabelludo, tratamientos farmacológicos, afecciones tiroideas, cambios hormonales, tras cirugías mayores o períodos de hospitalización, a causa del envejecimiento…
  2. Malos hábitos: algunos dermatólogos han relacionado estas prácticas con mitos que no inciden sobre la caída del cabello, pero sabemos que en casos extremos el abuso de productos cosméticos que pueden resecar el cuero cabelludo, el uso excesivo de planchas y secadores a temperaturas altas, el estrés, los tratamientos químicos y/o la costumbre de recurrir a peinados que rompen el cabello o lo tensan mucho podrían relacionarse con cierto tipo de alopecia.
  3. Factores nutricionales: la desnutrición, la adherencia a una pauta alimenticia restrictiva e hipocalórica, el alcoholismo y los déficits nutricionales de determinadas vitaminas y minerales.

Parece claro, entonces, que hay cosas que no podemos controlar ni evitar pero que otras no solo están a nuestro alcance, sino que pueden mejorar de forma visible nuestra salud global y capilar.

qué comer para evitar que se caiga el pelo

Alimentos para prevenir que el pelo se caiga

El ciclo del cabello, como hemos mencionado antes, está programado de forma biológica y se mantiene en continua regeneración. ¿Sabes qué significa eso? En efecto, que seguirás perdiendo pelo a diario y, durante gran parte del año, de forma totalmente imperceptible.

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), hay cuatro micronutrientes que sí inciden en la salud de nuestro cabello: selenio (levadura de cerveza, pescados, mariscos, huevo, pollo, hígado, ajo, carnes rojas), biotina (hígado, huevo, hongos, crucíferas, plátanos, uvas, fresas, aguacates, lácteos, pollo, pescado), cobre (legumbres, cereales integrales, frutos secos, vísceras, mariscos, ciruelas, uvas pasas) y zinc (nueces, legumbres, levadura, carnes, pescados).

Así pues, además de cuidar tu cabello por fuera, también debes hacerlo por dentro: éste se nutre desde la irrigación sanguínea del cuero cabelludo. De esta forma, lo mejor que puedes hacer por tu melena es comer mejor, en términos generales: más vegetales y frutas frescas de temporada, menos dietas milagro, menos excesos, menos productos procesados, más legumbres y cereales integrales, más agua y menos alcohol o bebidas azucaradas… En resumen: más comida fresca y real.

Pese a todo esto, huelga decir que debes consultar con tu médico en caso de que la caída sea abundante y prolongada/crónica (de una duración superior a los seis meses), más si se acompaña de otros síntomas o de cambios en el cuero cabelludo.

Las castañas, lo bien que huelen y lo sanas que son

Una de las cosas que el otoño tiene buenas, y tiene muchas, es sin duda el poder comer castañas. Me gustaría dedicarles el post de hoy a los comerciantes que se dedican a la venta de este delicioso fruto seco. El olor que impregnan las calles de nuestro país durante estos días de frío es sin duda alguna reconfortante, y muy hogareño.

castaña (2)

Las castañas pueden consumirse tostadas, cocidas o crudas, todas son saludables. Estos frutos secos son ricos en fibra, sobre todo insoluble, hidratos de carbono complejos de bajo índice glucémico, y aportan vitaminas Ey B, y fundamentalmente ácido fólico. Entre los minerales destacan el calcio y el potasio. Contienen antioxidantes como polifenoles, flavonoides y catequinas. Además son bajas en grasas y azúcares, por lo que resulta un tentempié ideal antes de llegar a casa por las tardes cuando al doblar una esquina nos encontramos  con un puesto de castañas.

Con este perfil nutricional tan saludable, las castañas son aptas para todas las personas, excepto alérgicos a las castañas, que son pocos, pero sobre todo para personas con niveles de colesterol, azúcar y tensión borderline. También por su contenido en fibra insoluble es muy adecuada en personas con estreñimiento.

Seguro que sabes que las castañas de los falsos castaños, que pueblan nuestras calles, no son similares a las castañas de las que te hablo. Estas son más amargas y no son comestibles.

Así que ya sabes, esta tarde en el camino de vuelta a casa, busca a un castañero y que te dé un puñado de castañas, te calentarás las manos, disfrutarás de su olor y tu organismo recibirá nutrientes de alta calidad. Y hazlo rápido que las castañas son de temporada, sobre todo desde finales de octubre hasta finales de noviembre.

La miel, un alimento adecuado para las molestias leves de garganta

Vivíamos para la miel. Tomábamos una cucharada por la mañana para despertarnos y una por la noche para dormirnos. La añadíamos a las comidas para calmar la mente y ganar resistencia. Nos untábamos en ella para desinfectar heridas o curar los labios agrietados. La diluíamos en el agua del baño, en la loción corporal, incluso en el té de frambuesa con galletas. Nada escapa a su influjo. En solo una semana, mis escuálidos brazos y piernas se tornaron vigorosos y los apretados rizos de mi cabello mudaron en sedosas ondas. August aseguraba que la miel era la ambrosía de los dioses y el champú de las diosas.

Con este evocador extracto obtenido de la novela “La vida secreta de las abejas”, de Sue Monk Kidd, que relata la historia de una adolescente en un pueblo del sur de Estados Unidos en 1964, quiero dedicar hoy un post a este singular y maravilloso alimento.

La miel es un alimento muy energético (más del 80% son hidratos de carbono), ya que contiene azúcares como la fructosa, glucosa y sacarosa. Por lo tanto, puede ayudarte a recuperar la energía perdida por una importante actividad física y a recuperarte mucho mejor.

beneficios de la miel

No conviene superar los 30 gramos de miel diarios. Los diabéticos tienen que saber que tiene una alta cantidad de azúcares por lo que deben consultar antes al médico si pueden o no tomarla. Entre sus propiedades destacan su capacidad demulcente, ya que suaviza la garganta en casos de afonía por resfriados o al forzar la voz. También se le reconocen ligeras propiedades expectorantes y antitusígenas que la hacen muy recomendable para esta temporada del año.

Y es que ahora que estamos en una época de transición de calor y frío, es habitual tener las primeras molestias de la garganta. Te facilito una serie de consejos para cuidar la garganta:

  • Haz gárgaras mezclando agua caliente con limón y miel para calmar el dolor de garganta.
  • Es importante que no fumes y evites los ambientes con humo, ya que estos irritarán todavía más tu garganta.
  • Bebe gran cantidad de líquidos como zumos, agua o sopas no demasiado calientes. Aparte de aliviar las molestias te ayudará a eliminar la mucosidad.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire, especialmente las procedentes de los aires acondicionados.
  • Consulta a tu farmacéutico, ya que ahora que llega el mal tiempo, dispones en tu farmacia de una nueva solución para molestias leves de garganta. Se llama BucoBee y se trata de una pastilla que contiene una elevada proporción de miel, 85%, y es adecuada para adultos y niños a partir de 5 años.

Fuentes:

-http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/66856/1/WHO_FCH_CAH_01.02.pdf

-La vida secreta de las abejas, Sue Monk Kidd. Editorial S.A. Ediciones B. ISBN: 9788466638340

-Base de datos española de composición de alimentos (BEDCA): http://www.bedca.net/

5 frutas para la “Vuelta al cole”

La “vuelta al cole” supone muchas veces la vuelta a la rutina y la adaptación paulatina a los horarios de toda la familia.

En verano, aunque podemos disfrutar de deliciosas frutas y verduras, muchas veces las salidas, los viajes y la flexibilidad de horarios nos hacen ser más permisivos con ciertos hábitos alimenticios.

Volver al cole, a la rutina y a los horarios es una buenísima ocasión para empezar poco a poco, a recuperar hábitos como los desayunos equilibrados, o las meriendas más saludables.

La fruta es uno de los alimentos más fáciles de recuperar a la hora de la merienda y septiembre es ideal para convertir o afianzar su consumo en un hábito que mantener todo el año.

El final del verano y el comienzo del otoño es una época estupenda para disfrutar de deliciosas frutas como estas:

* La granada

Se trata de una fruta que nos aporta un gran número de antioxidantes, entre otros beneficios.

Puedes saber más en “Beneficios de consumir granadas“.

granada frutos rojos

* El higo

El higo es una fruta con propiedades beneficiosas para la salud digestiva, gracias a su alto contenido en fibra y a su vez, con gran poder antioxidante.

HIGO

 

* La manzana

Aunque la manzana es una fruta de la que podemos disfrutar todo el año, resulta una fruta ideal para la hora de la merienda por su comodidad, su sabor suave y que además puede ayudarnos a regular la función intestinal que a veces en verano se ve un poco alterada.

ID-10031466 MANZANA

* El melón

El melón es una de las frutas del verano por excelencia de la que aún podemos disfrutar en septiembre.

Su escaso aporte calórico, y su alto contenido en agua lo hacen muy apetecible en esta época.

melon

* El plátano

El plátano es una fruta fácil de comer y que además de potasio, puede ayudarnos a regular el sueño, algo que es importante los primeros días de colegio o trabajo.

platano

Se trata de cinco frutas que se pueden incorporar de forma fácil en la alimentación de los niños y con sabores muy apetecibles para ellos.

 

Fotos por:  tiramisustudio y  thanunkorn.