Consejos nutricionales para personas en tratamiento contra cáncer

 

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer que se celebra el 4 de febrero, tenemos el privilegio de volver a leer a nuestra compañera farmacéutica Aitziber Saiz*, experta en nutrición en pacientes con cáncer y que no hace mucho también nos escribió un par de post sobre la alimentación en tratamientos oncológicos y que puedes volver a leer aquí y aquí.

pimiento corazon nutricion cancer

El cáncer es una enfermedad multifactorial, con tratamientos distintos. Pero un factor que tienen en común muchas de las personas que lo padecen es la desnutrición. El estado nutricional tiene una gran importancia en la enfermedad debido a que influye en la evolución y en la respuesta del tratamiento.

Un método sencillo para la valoración del estado nutricional es, el que aparece en la siguiente tabla elaborada por el Instituto de la Salud de Queensland:

 Método de cribado nutricional

Parámetros
¿Ha perdido peso recientemente de manera involuntaria?
No 0
No estoy seguro 2
Sí, he perdido peso
De 1 a5 Kg 1
De 6 a10 Kg 2
De 11 a15 Kg 3
Más de 15 Kg 4
No sé cuanto 2
¿Come mal por disminución de apetito?
No 0
1
Total*

*Total ≥ 2 paciente en riesgo de desnutrición. 

Para cuidarse y evitar una posible desnutrición, os damos una serie de recomendaciones dietéticas: 

–          Fraccionar la dieta en 5 o 6 tomas. Es preferible hacer tomas de menor aporte para que el cuerpo vaya digiriendo los alimentos. En pequeñas cantidades, le resulta más fácil.

–          Se recomienda variar la dieta, huir de la monotonía. Por ejemplo cuando comamos verduras, variar en los distintos tipos de verduras, además de modificar la forma de cocinarlas: cocidas, en ensalada, como guarnición…

–          Cambiar la rutina de las comidas, para ello se puede comer en distintos sitios de la casa (en la cocina, en la sala…) y en la medida de lo posible proporcionar compañía (algún familiar, la radio…).

–          A la hora de escoger los alimentos dar preferencia a lo que sean de su agrado y comer a las horas de mayor apetito.

–          Es recomendable que la ingesta de pescado sea superior a la de la carne, alternando pescados azules (bonito, salmón…) con los blancos (merluza, gallo…).

–          Las legumbres son una fuente importante de fibra. Se pueden comer cocidas, en ensaladas  combinadas con arroz por ejemplo lentejas con arroz.

–          El consumo de frutas y verduras debe de ser de 5 al día, intentando que una de las verduras sea en forma de ensalada (crudas). Se puede aprovechar para consumir alimentos de temporada y de nuestra zona geográfica, aportan más micronutrientes y son más sabrosas.

–          Intentar beber agua entre las comidas: dos vasos a lo largo de la mañana, otros dos por la tarde…

–          Evitar acudir en ayunas a los tratamientos, excepto en los casos que le indiquen lo contrario.

Es importante hacer una planificación de la dieta además de personalizarla contando con un profesional adecuado.

 *Aitziber Saiz Golzarri es farmacéutica y graduada en Nutrición humana y Dietética por la Universidad de Navarra. Adjunta en la Farmacia Golzarri, en Vizcaya, es colaboradora de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).  Miembro del grupo de trabajo de nutrición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Vizcaya (COFBI), imparte talleres y conferencias de educación nutricional a escolares, enfermos oncológicos, tercera edad…

Puedes seguirle en Twitter en: @farGolzarri

Alimentación en tratamientos oncológicos (y II)

Hace unos días la farmacéutica Aitziber Saiz* nos indicaba unas primeras nociones sobre cómo puede influir la alimentación en pacientes que están recibiendo un tratamiento contra el cáncer. Hoy continuamos con la segunda parte de su post.

“Estos pueden ser unos útiles consejos a la hora de preparar un menú para una persona en tratamiento oncológico:

  • Evitar las dietas monótonas: intentar variar lo máximo posible dentro de sus preferencias.
  • Los horarios de los tratamientos pueden interferir en las horas de las comidas, por lo que se deben de tener en cuenta. Por lo general, se conocen de antemano.
  • Tener presente que existen ciertos medicamentos que afectan al apetito.
  • Elegir ambientes relajados y agradables para tomar la comida: sin ruidos y distracciones como la televisión.
  • Evitar comer solo: en la medida de lo posible, hacerlo en compañía de alguien.
  • Las tecnologías culinarias empleadas deben aportar poca grasa a la dieta para facilitar la digestión y evitar la saciedad: plancha, hervidos, vapor, horno, microondas, papillote…
  • Repartir las comidas en varias tomas y sin que sean muy voluminosas: pueden realizarse hasta 6-10 tomas al día.
  • Comer más en la toma que se tenga más apetito: por lo general, suele ser en el desayuno.

alimentación y cáncer

Como recomendación general, tanto los pacientes como los familiares o las personas cercanas deben saber que una correcta alimentación minimiza las complicaciones digestivas, consigue mantener un buen nivel de defensas, permite cumplir el tratamiento en el periodo establecido y, como consecuencia, mejora la calidad de vida del enfermo.

Además, es importante practicar ejercicio suave cada día, siempre en la medida de lo posible, y eso sí, evitando esfuerzos los días que se está muy bajo de energía, el día del tratamiento o días posteriores.

Por último, recordemos que cada paciente tiene unas reacciones adversas distintas ante el tratamiento oncológico: vómitos, diarreas, estreñimiento, xerostomía… Por esta razón, es fundamental personalizar la dieta en cada caso, consultando al profesional”.

*Aitziber Saiz Golzarri es farmaceútica y graduada en Nutrición humana y Dietética por la Universidad de Navarra. Adjunta en la Farmacia Golzarri, en Vizcaya, es colaboradora de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC)Miembro del grupo de trabajo de nutrición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Vizcaya (COFBI), imparte talleres y conferencias de educación nutricional a escolares, enfermos oncológicos, tercera edad…

 Puedes seguirle en Twitter en: @farGolzarri

 

Alimentación en tratamientos oncológicos (I)

Como sabemos, la alimentación y la salud están íntimamente relacionadas, y también en momentos de enfermedad nos influye lo que comemos. En esta nueva entrada de Firma Invitada, la farmacéutica Aitziber Saiz* nos detalla qué consejos alimenticios puede seguir una persona que padece cáncer y qué alimentos resultan más recomendables para un paciente que está recibiendo un tratamiento oncológico.

“La prevalencia de malnutrición en pacientes oncológicos es superior a la de cualquier otro grupo de pacientes. Así, la forma más común del déficit nutricional en este colectivo es la malnutrición proteico-calórica y las deficiencias en vitaminas y minerales. Como consecuencia de la  malnutrición, hay una alteración en el sistema inmune,  o se producen intolerancias a terapias neoplásicas… Por todos estos motivos, es necesario prevenir y tratar la desnutrición durante un tratamiento oncológico.

alimentación y cáncerLa enfermedad y la terapia pueden modificar el sentido del gusto del paciente y, por lo general, se perciben de forma alterada la temperatura de los alimentos, el olor y el sabor. Se observa una disminución de sensibilidad para el sabor dulce y un aumento del salado y amargo. Por eso, el enfermo oncológico debe hacer una dieta variada y equilibrada, atendiendo a sus gustos y preferencias, y siempre en cantidades suficientes, de forma que se cubran todos sus requerimientos.

Es importante consumir alimentos de todos los grupos –frutas, verduras y pescados, todos ellos preferiblemente de temporada y variando según época del año-; se escogerán proteínas de fácil digestión, como el pescado blanco (merluza, lenguado, gallo…), carnes blancas (pollo, pavo, conejo…), clara de huevo cocida, o queso fundido desnatado-; se usarán concentrados de proteínas en polvo en aquellos casos en que la dieta no cubra las necesidades; el consumo de lácteos se realizará según la tolerancia de cada paciente en cada momento del tratamiento; los hidratos de carbono como el pan, galletas, pasta o arroz son de fácil digestión y aportarán energía necesaria; y para cocinar y aliñar los alimentos, se debe emplear aceite de oliva.

Así mismo, no debemos olvidar la hidratación: además del agua se deben recuperar las sales minerales pérdidas, por lo que es recomendable el consumo de sueros de rehidratación oral. Además, se pueden beber licuados, bebidas vegetales como zumos, cremas de verduras, yogur batido e infusiones”.

Próximamente, continuaremos en una  nueva entrada con más recomendaciones en torno a este tema.

*Aitziber Saiz Golzarri es farmaceútica y graduada en Nutrición humana y Dietética por la Universidad de Navarra. Adjunta en la Farmacia Golzarri, en Vizcaya, es colaboradora de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC)Miembro del grupo de trabajo de nutrición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Vizcaya (COFBI), imparte talleres y conferencias de educación nutricional a escolares, enfermos oncológicos, tercera edad…

 Puedes seguirle en Twitter en: @farGolzarri