Beneficios y usos de la cúrcuma

Rica en sabor, color y propiedades, los usos y aplicaciones de la cúrcuma son tan numerosos como variopintos: desde hace miles de años, esta planta se usa como especia en sus países de origen -India, China, Filipinas, Taiwán…-, pero también como conservante de los alimentos, tinte para la ropa y, lo que más nos importa, como remedio natural contra muy diversas dolencias.

La referencia escrita más antigua a este vegetal se encuentra en un herbario asirio del año 600 a.C. y también la citaron en su obra el médico y botánico griego Dioscórides y el viajero y comerciante Marco Polo.

De sabor amargo, picante y un poco astringente, la planta puede llegar a medir un metro de altura y tiene flores de color blanco o amarillento. De ella, se suele usar sobre todo el rizoma -el tallo horizontal que crece bajo la tierra-, que se pulveriza hasta convertir en polvo. Su ingrediente activo, y la clave de las propiedades que ahora conoceremos, es la curcumina. Además, contiene minerales como el hierro, el calcio, el magnesio, el fósforo, el potasio y el zinc, así como vitaminas E (alfa-tocoferol), K y B.

curcumina

Propiedades y usos de la cúrcuma

Analgésica, antibacteriana, anticoagulante, antihistamínica, antiinflamatoria, antioxidante, antiparasitaria, antivírica, expectorante, diurética, fungicida… Y la lista de propiedades atribuidas a la cúrcuma continúa, por lo que, como vemos, se ha propuesto como una gran aliada para tratar o prevenir un sinfín de dolencias, algunas de ellas muy graves. Desde hace siglos, se menciona como una planta muy utilizada durante siglos por el Ayurveda, la medicina natural tradicional de la India, considerada la más antigua del mundo.

Por ejemplo, se le ha atribuido que gracias a su poder antiinflamatorio, la cúrcuma actúa contra enfermedades como la psoriasis o la artritis reumatoide, o artrosis de rodilla. Algunos estudios han apuntado  que la cúrcuma es capaz de proteger el cartílago y, gracias a sus capacidades antinflamatorias, de aliviar los dolores musculares y articulares. En el sistema digestivo, estimular la secreción de los jugos gástricos, lo que ayuda a una mejor digestión y reduce los efectos inflamatorios en la mucosa gástrica. Igualmente, se menciona que puede ayudarnos a controlar las flatulencias, pues parece que evita o reduce los gases intestinales. O facilita el vaciamiento de la vesícula biliar.

inflamacion-articulaciones

Asimismo, se ha mencionado que es capaz de calmar enfermedades del sistema respiratorio como la tos, la faringitis y el asma, y que es buena para la circulación de la sangre. De hecho, algunos estudios postulaban que reduce los niveles en sangre del colesterol malo (LDL) y aumenta los del bueno (HDL) y mencionan su papel en la prevención de la trombosis y otras enfermedades cardiovasculares, así como su efecto hipotensor.

Se le ha considerado capaz, además, de contribuir a una mejor salud de nuestro hígado y que ayuda a luchar contra el avance de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer ó los tumores. En este sentido, varias investigaciones están en marcha para esclarecer la relación entre la toma de cúrcuma y el descenso del riesgo de padecer cáncer en humanos.

Gracias a sus propiedades antioxidantes, que han sido estudiadas en laboratorio parece que neutraliza en el organismo el efecto de los radicales libres y protege el ADN de nuestras células con mayor efectividad incluso que las vitaminas E. Su potencial efecto sobre la prevención de algunas dolencias renales, la diabetes y las cataratas, se ha venido investigando en otros estudios.  Algunas publicaciones mencionan que se han estudiado sus propiedades antimicrobianas en laboratorios y en animales, pero no existen estudios al respecto en humanos.

Sin embargo aunque existen muchas investigaciones en marcha acerca de la cúrcuma y sus componentes no deben sobredimensionarse sus resultados, ya que en la actualidad se precisan más investigaciones para realizar afirmaciones concluyentes al respecto de sus propiedades y dosis de consumo habitual.

¿Y cómo tomo la cúrcuma?

Podemos encontrar cúrcuma en lo herbolarios y tiendas especializadas. Suele estar disponible en forma de raíz seca, polvo, extracto o cápsulas. Lo idóneo es que un profesional sanitario te indique qué dosis y posología son las más adecuadas para ti, si realmente te podría beneficiar atendiendo a la evidencia actual, y según tus circunstancias y estado de salud.

Por otra parte, existen algunos casos en los que se debe ser precavido o precavida con la ingesta de cúrcuma, ya que esta planta también tiene contraindicaciones. Por ejemplo, quienes padecen una úlcera gastroduodenal, sufren cálculos biliares, las personas con trastornos graves que afecten al funcionamiento de su hígado y las mujeres embarazadas no deben ingerir cúrcuma sin consultar antes a su médico.

En general, diversas publicaciones realizan recomendaciones, como tomarla antes de las comidas, pues posiblemente, sobre todo en algunos usos, su efecto podría ser mayor si se consume en ayunas. También puede usarse como especia para condimentar los alimentos o en forma de infusión.

infusion-curcuma

En otras publicaciones se recomienda, en el caso de esguinces o cardenales, la aplicación de una cataplasma con cúrcuma, sobre la lesión. Y, en otras nos hablan de que si nos hemos hecho una herida, podemos aplicar extracto de cúrcuma directamente sobre la herida para ayudar a su cicatrización. En otras, como consejo de belleza, para ver tu piel luminosa, revitalizarla y mejorar su aspecto y tacto, aconsejando su aplicación sobre la misma

Sin embargo, no debemos olvidar que no existen pruebas concluyentes de que dicha sustancia ejerza beneficios terapéuticos específicos.

¿Para qué es beneficiosa la membrana del huevo?

Aunque a menudo rodeado de polémica, algunos estudios revelan que el huevo, además de ser un alimento muy nutritivo, cuenta con propiedades muy saludables. Pero, curiosamente, no son solo la yema y la clara la fuente de estos beneficios, sino también la cáscara o, mejor dicho, la membrana que la recubre por dentro.

beneficio membrana de huevo

¿Qué es la membrana del huevo?

En efecto, la membrana es esa pielecilla blanca y fina que encontramos cuando cascamos el huevo. Aunque nunca se nos ocurriría llevárnosla a la boca, contiene, de forma natural, ingredientes esenciales para la estructura y funcionamiento del sistema óseo y articular, por lo que su ingesta puede favorecer la movilidad y flexibilidad de las articulaciones en deportistas y personas mayores, si bien se precisan más estudios que confirmen de forma concluyente estos beneficios.

En concreto, la membrana de huevo contiene diferentes tipos de colágeno, que en nuestro organismo se hallan presentes en el sistema vascular, los huesos, los tendones y los cartílagos. Además, también está compuesta de ácido hialurónico y otras dos sustancias llamadas condroitina y glucosamina, fundamentales para el mantenimiento del cartílago que forma parte de las articulaciones. La combinación de estas sustancias parece tener un efecto sinérgico con propiedades antinflamatorias que pueden ayudar a disminuir algunos de los síntomas de la artrosis, reduciendo el dolor y aumentando la movilidad.

¿para que sirve la membrana de huevo?

Por tanto, y la espera de nuevos estudios, parece que ingerir esta parte del huevo –en forma de suplemento nutricional- puede ser muy beneficioso para ancianos y deportistas, así como para cualquier persona que sufra enfermedades que afecten e inflamen las articulaciones. Algunas fuentes apuntan otros beneficios posibles, como la regeneración del tejido conectivo en procesos post-operatorios y el efecto atenuante sobre el envejecimiento cutáneo. En cualquier caso, antes de probar estos suplementos, consulta con tu médico.

Claves para cuidar tus articulaciones

Otros consejos para cuidar tus articulaciones son seguir una dieta equilibrada y rica en vitaminas A, C, D, calcio y ácidos grasos Omega-3, beber agua en abundancia, sobre todo tras realizar esfuerzos, y controlar el peso. Por ejemplo, una pérdida de aproximadamente cinco kilos disminuye un 50% los síntomas asociados a los dolores de rodilla.

También es conveniente mantener un buen tono muscular y realizar ejercicio físico, pero con precaución, para no dañar tus articulaciones. Por ello, es mejor evitar deportes con carrera y salto, mientras que el ejercicio moderado más recomendable es nadar, pedalear o caminar, aunque siempre debes realizar un buen calentamiento antes de comenzar y ejercicios de estiramiento y enfriamiento al acabar.

como cuidar articulaciones

Y, además de tus músculos y articulaciones, debes cuidar tu higiene bucal, puesto que muchas de las enfermedades de la boca tienen un reflejo en las articulaciones y músculos. Por eso, cepíllate los dientes correctamente después de cada comida, realiza una limpieza lingual, usa microcepillos o seda dental para asegurar un repaso minucioso y visita a tu odontólogo una vez al año.

Elige también un calzado adecuado, que sujete el pie firmemente cuando realices deporte y proporcione la amortiguación necesaria para el tipo de actividad que estás realizando. En el día a día, no se recomienda utilizar un tacón excesivo o suelas demasiado blandas o desgastadas, porque además de dolor y deformidad en los pies, este calzado puede sobrecargar y dañar las rodillas.

Fuentes y referencias: