Por qué la melatonina nos ayuda a dormir mejor

A veces, los problemas no dejan de rondarnos la cabeza cuando nos vamos a la cama; otras, el estado de tensión física que nos produce el estrés no nos permite relajarnos y nos resulta imposible conciliar el sueño. También puede suceder que nos toque trabajar de noche o que nuestro empleo nos obligue a realizar vuelos transatlánticos a menudo. O, simplemente, podemos cumplir años y ya no logramos descansar como antes. La razón es que, al envejecer, empezamos a producir menos melatonina.

cómo ayuda la melatonina a dormir mejor

¿Qué es la melatonina?

Aunque a las primeras de cambio, su nombre nos suene un poco raro, la melatonina es una sustancia que nuestro organismo fabrica de manera natural. Su papel principal es regular los ciclos de día y noche o los ciclos de sueño y vigilia. Por ello, la luz inhibe su producción, mientras que la oscuridad la estimula. De esta manera, cuando anochece, nuestro cuerpo se prepara para el sueño y, cuando amanece, para despertarse.

Pero la cantidad de melatonina que producimos no es la misma a lo largo de la vida. Durante los primeros años, los niveles son bajos; alcanza su máximo al final de la infancia y empieza a reducirse a partir de la pubertad. La caída empieza a ser más intensa en la vejez, motivo por el que los ancianos suelen sufrir más alteraciones relacionadas con el sueño.

Como decíamos, también el estrés, trabajar en turno de noche o el jet lag -especialmente cuando el viaje supone sobrepasar cinco o más husos horarios- son factores que pueden impedir que nuestro cuerpo regule adecuadamente el ciclo de sueño-vigilia. Ello hace que padezcamos insomnio de noche, mientras que, por el día, la somnolencia nos impide concentrarnos o rendir en el trabajo o la escuela.

descansar mejor con melatonina

Beneficios de la melatonina

En estos casos, nos queda el recurso de tomar complementos alimenticios que contengan melatonina, teniendo en cuenta los contenidos, calidad, pureza, dosificaciones y formulaciones de cada producto. Como fármaco, en su forma de liberación  retardada, esta sustancia es capaz de mantener los niveles fisiológicos durante la noche, imitando la secreción corporal de melatonina y reducir el tiempo que tardamos en dormirnos, a la vez que mantiene la calidad y estructura del sueño. Para utilizarlo como fármaco, consulta siempre con tu médico, ya que no está demostrada su eficacia en todos los tipos de insomnio.

En resumen, la melatonina puede ser una gran ayuda para dormir mejor y descansar más en algunas indicaciones. Además, aunque la tomemos durante un tiempo relativamente prolongado, sus efectos no disminuyen. Incluso es apta para niños, aunque siempre partir de los seis meses de edad, a corto plazo y en situaciones concretas.

otras ayudas naturales como la melatonina

¿Qué otras sustancias naturales ayudan a dormir mejor?

Para terminar, hablaremos de otras plantas y flores que, gracias también a ciertas sustancias naturales que contienen, se distinguen por su efecto relajante o sedante. Por ejemplo, la pasiflora es conocida por aliviar los síntomas del estrés, ayudar al sueño y reducir los despertares nocturnos. Suele tomarse combinada con espino blanco, valeriana, melisa y otras plantas, aunque se desaconseja durante el embarazo y la lactancia (no se ha comprobado su inocuidad para el feto o el bebé).

Otra planta muy conocida por sus efectos relajantes es la valeriana, que induce al sueño y mejora su calidad. Como la pasiflora, reduce la frecuencia de los despertares y la actividad motora del organismo durante la noche. Sus efectos están comprobados científicamente y está indicada como una alternativa suave a sedantes como las benzodiazepinas. Al contrario que estos, la valeriana cuenta con la ventaja de que no produce somnolencia al día siguiente.

Por último, la amapola de California se ha usado tradicionalmente como analgésico y sedante. Es muy eficaz para aliviar el estrés leve y supone una gran ayuda a la hora de conciliar el sueño. Eso sí, está contraindicada en el embarazo y la lactancia, porque ciertas fuentes indican que algunos de sus componentes pasan a leche materna.

Como vemos, no hay que resignarse a sufrir insomnio. Al alcance de nuestra mano, tenemos numerosos recursos naturales que nos ayudarán a la hora de dormir para poder disfrutar de un descanso largo y un sueño reparador, si bien de entrada y sin duda, lo mejor es habituarnos a tener una correcta higiene del sueño antes de recurrir a otras alternativas.

Opina

*

(Spamcheck Enabled)