Consejos para dormir mejor

Más de un tercio de nuestra existencia nos lo pasamos durmiendo. ¿Pero qué hace nuestro organismo durante este tiempo que dedicamos al sueño? Pues se podría decir que resetearse: mientras dormimos, nuestro cuerpo restablece sus funciones físicas y psicológicas, fija la memoria y descansa.

Entonces, ¿cuántas horas necesitamos dormir cada día?

Las horas de sueño de cada uno están genéticamente determinadas, aunque  también pueden depender de la interacción con el medio ambiente. Es decir, unas personas necesitan dormir más que otras para sentirse bien. Hay quien se encuentra bien con 4 horas de sueño, y otras personas necesitan dormir 10. Por otra parte, la cantidad de horas de sueño que necesitamos, también varía con la edad. En cualquier caso, el sueño es una actividad fisiológica reparadora y necesaria y cuando falla altera muchas de las funciones del organismo con importantes consecuencias para la salud., Por lo general, si podemos aproximarnos a las 7 u 8  horas de sueño en  nuestra rutina diaria, mejorarán nuestro bienestar y calidad de vida. Porque tendemos a creer que dormir es una pérdida de tiempo, pero no es así.

De hecho, es una necesidad: si no podemos descansar bien por las noches, estaremos expuestos a sufrir durante el día fallos de memoria y de razonamiento, peor humor, irritabilidad, puede generar obesidad, ansiedad, y aumento del riesgo cardiovascular También aumenta el riesgo de accidentes de tráfico, domésticos y laborales y el rendimiento en el trabajo o el centro escolar puede ser menor.

Dormir Insomnio Consejos

¿A quién afecta el insomnio?

Lamentablemente, muchas personas no pueden dormir bien. En España, entre el 20% y el 48% de la población adulta padece en algún momento de su vida dificultad para iniciar o mantener el sueño en nuestro país, según la Sociedad Española de Neurología (SEN). En ocasiones, el problema puede consistir en múltiples microdespertares. Estos se producen a lo largo de la noche e impiden un descanso adecuado.

Como decíamos, el no dormir las horas suficientes o no descansar adecuadamente merma la calidad de vida de la persona y puede conducirla, entre otras cosas,  a un estado de irritabilidad y ansiedad.

¿Cuáles son sus causas?

A medida que envejecemos, el sueño se hace más frágil y se interrumpe con mayor facilidad. Una de las causas más frecuentes del insomnio son las alteraciones emocionales acompañadas de sentimientos de angustia y preocupación, así como alteraciones en el estado de ánimocomo la ansiedad o la depresión. También pueden provocarlo trastornos físicos que produzcan dolor, picores o escozor.

Entre los factores externos más habituales, se encuentra una higiene del sueño deficiente, el abuso de medicamentos o de sustancias estimulantes como el café o el chocolate. También el trabajo por turnos o los viajes frecuentes reducen la producción de la melatonina, la hormona que da la señal al organismo de que se prepare para dormir.

Según la SEN, también pueden influir en la calidad del sueño las condiciones ambientales. Por ejemplo, la temperatura o el ruido y la luz que puedan provenir de la calle, así como el uso de dispositivos electrónicos antes de acostarnos.

Dormir Insomnio Consejos

 

Consejos para dormir mejor

Por tanto, prestar atención a los factores anteriores y seguir hábitos del sueño correctos son claves para iniciar y mantener un descanso nocturno reparador. En primer lugar, puede ayudarnos a dormir las horas suficientes procurar que el dormitorio esté bien ventilado y que la temperatura sea confortable. También es muy importante lograr que sea un lugar tranquilo, en silencio y oscuro.

Debemos ser conscientes también de la necesidad de irnos a dormir cuando nos entra sueño. Si intentamos aguantar despiertos más horas de lo necesario, corremos el peligro de desvelarnos y que luego nos cueste dormirnos.

Si normalmente tenemos dificultades para conciliar el sueño, debemos evitar las siestas e intentar levantarnos siempre a la misma hora. Igualmente, es importante no comer grandes cantidades durante las tres horas anteriores a irse a dormir.

El ejercicio físico a diario puede ser también un gran aliado, aunque debemos intentar no hacerlo a última hora del día. También debemos evitar tomar a esa hora, y, en general, por la tarde, bebidas con cafeína. Por otra parte, prescindir del tabaco y el alcohol es siempre recomendable.

Por último, si crees que lo puedes necesitar, consulta con tu farmacéutico o médico la posibilidad de tomar algún complemento nutricional a base de melatonina. Esta, hormona regula los ritmos corporales y puede  favorecer el descanso ya que  contribuye a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño.

En general, lo importante es que seamos constantes y tratemos de establecer rutinas que favorezcan el sueño. Si las mantenemos también durante las vacaciones y fines de semana, el organismo irá acostumbrándose poco a poco y lograremos dormir más y mejor.

Productos recomendados:

 

Fuentes:

 

Fotos: Freedigitalphotos

 

Opina

*

(Spamcheck Enabled)