Claves para combatir el síndrome de la clase turista

Para este verano, las autoridades aeroportuarias españolas esperan más de medio millón de vuelos con origen o llegada en España. Estas cifras suponen… ¡más de 30 millones de pasajeros!

consejos frente al síndrome de la clase turista

Y es que el avión es un gran medio de transporte, pero los viajes largos, sobre todo en esta época del año, pueden hacer sufrir a nuestras piernas. Seguro que has oído hablar del ‘síndrome de la clase turista’, que se define como la situación clínica relacionada con la inmovilidad propia de los pasajeros que viajan en avión y, por tanto, a la aparición de síntomas derivados de tener una trombosis venosa, habitualmente en los miembros inferiores.

Los síntomas pueden aparecer durante el viaje o inmediatamente después, pero a veces ocurren pasadas varias semanas. La frecuencia de aparición es baja y está muy relacionada con el número de horas de vuelo. Parece que a partir de las 6 horas de viaje el riesgo es más elevado, existiendo cinco casos por cada millón de pasajeros.

Te preguntarás si al viajar muchas horas en tren o en coche ocurre algo similar. Y la respuesta parece ser que no. El avión tiene más riesgo porque unido a la inmovilidad, la escasa humedad relativa que existe dentro de la cabina, favorece la deshidratación y aumenta la viscosidad de la sangre, pudiendo favorecer la formación de coágulos.

A la hora de montar en avión y sobre todo si vas a pasar muchas horas sentado, ten en cuenta estos factores de riesgo ante el síndrome de la clase turista:

  • Alteración congénita de coagulación.
  • Enfermedades importantes como cáncer o insuficiencia cardíaca.
  • Edad avanzada.
  • Varices.
  • Toma de anticonceptivos orales.
  • Antecedentes personales de trombosis.
  • Terapias hormonales.
  • Obesidad.
  • Traumatismo o cirugía reciente.
  • Inmovilidad (ortostatismo y posición sedente prolongadas).

La prevención como siempre es la mejor estrategia, así que aquí tienes varios consejos que pueden servirte estas vacaciones:

  1. Elige asientos próximos a los pasillos; así será posible dar paseos esporádicos durante el vuelo.
  2. Muévete. Un buen ejercicio consiste en contraer los músculos de las piernas regularmente durante el vuelo y evitar estar mucho tiempo parado.
  3. Al estar sentado, evita tener las piernas colgando o muy dobladas, ya que eso dificulta la circulación
  4. No cruces las piernas.
  5. Aprovecha las escalas durante el vuelo para mover ampliamente las extremidades inferiores
  6. Bebe mucha agua.
  7. No consumas alcohol.
  8. No lleves prendas ajustadas y utiliza medias de compresión hasta las rodillas.
  9. Consulta con tu médico o farmacéutico si tienes dudas antes de viajar.
  10. Las aerolíneas disponen de consejos prácticos para prevenir este problema, consulta a su tripulación.

¡Buen vuelo!

Si quieres saber más, revisa estos enlaces:

http://www.secardiologia.es/images/stories/file/cys/sindrome-clase-turista.pdf

http://www.msssi.gob.es/biblioPublic/publicaciones/docs/vol31_4Tromboembolismo.pdf

http://www.elsevier.es/es-revista-medicina-clinica-2-articulo-sindrome-clase-turista-13032634

Comentarios

  1. Muy interesante! Muy bien las entradas al blog. Nos parecen siempre útiles

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.