Hábitos de alimentación para mejorar la piel durante la menopausia

El envejecimiento acelerado de la piel es, como la retención de líquidos -de lo que os hablé recientemente-, otro de los problemas paralelos que pueden darse durante la menopausia. Se debe a una pérdida de su grosor y a una reducción extrema del colágeno (puede disminuir hasta un 30%). Se pierde firmeza y aparece flacidez -sobre todo en los contornos del rostro-, surgen más arrugas y más marcadas, y aparece sequedad intensa.

cuidado de la piel en la menopausia

No podemos detener el paso del tiempo, pero sí podemos reducir sus efectos e influir sobre los factores externos que contribuyen al envejecimiento prematuro de nuestra piel.

Con estos sencillos consejos de alimentación contribuiremos a mantener nuestro aspecto joven por más tiempo:

  • Desayuna siempre: saltarse el desayuno incrementa el riesgo de obesidad. Incluye un lácteo, algún cereal (pan, galletas, cereales) y una fruta o zumo.
  • Incorpora grasas insaturadas a tu dieta: están en los pescados azules, nueces y aceite de oliva. Con su aporte de micronutrientes como vitaminas y minerales, tu piel se encontrará más fina y tersa.
  • Elige alimentos con fibra: previene el estreñimiento, mejora la glucosa y reduce el colesterol. Se encuentra en cereales, legumbres, verduras, fruta, hortalizas y frutos secos.
  • Toma frutas, tres al día: elige las frescas y enteras, ricas en vitaminas y minerales necesarios para nuestro corazón y para tener una piel más joven y firme por su contribución al mantenimiento del colágeno.
  • Hidrátate con agua: de 5 a 8 vasos diarios. Estarás más hidratada y tu piel menos seca.
  • Hazte ensaladas o añade las verduras como plato central del día o guarnición de carnes, pescados y huevos.
  • Legumbres: entre dos y cuatro platos a la semana (alubias, guisantes, garbanzos, habas, lentejas, etc). Mantienen a raya el colesterol.
  • Elige alimentos que te den energía y brillo a tu piel: los cereales integrales como el pan, arroz y pastas. De lenta absorción, te permitirán estar con energía todo el día.
  • Siempre un puñado de frutos secos al día: como almendras, avellanas, castañas, nueces…
  • Modera el consumo de proteínas: selecciona cortes magros de carne, tanto de carnes rojas (ternera, cerdo, cordero, caza) como aves (pollo y pavo).
  • Puedes comer 3 ó 4 huevos a la semana. Tiene propiedades saciantes.
  • Toma el sol. Es suficiente con que acaricie tu piel (cara y brazos) durante 15 minutos. Es la mejor y más barata fuente de vitamina D y una forma adecuada de favorecer la utilización del calcio. A partir de los 15 minutos, protégete de los rayos solares
  • Evita la sal, el tabaco y el estrés, responsables del envejecimiento de nuestra piel.

Comentarios

  1. Me han gustado mucho estos consejos.

  2. María Fernández dice:

    Muy interesante todos los consejos que dan me
    Gusto mucho
    Gracias .

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.