Motivos para tomar lentejas

La verdad es que si hay algo que apetece al llegar el otoño, son las legumbres.

Tal y como vimos en el post titulado “Las legumbres, un alimento estrella”, son de uno de los grandes tesoros de nuestra gastronomía y, como veremos, aportan múltiples beneficios a nuestra salud.

Hoy nos vamos a centrar en las lentejas.

Lentejas

Actualmente, nuestro país es, junto con Estados Unidos y Turquía, uno de los mayores productores de lentejas del mundo, así que podemos disfrutar de ellas, en todas sus variedades, e incluirlas en nuestra cesta de la compra por un precio bastante asequible.

Como decimos, las lentejas poseen un valor nutricional muy alto entre los que destacan los hidratos de carbono de absorción lenta.

Además, son una fuente de proteínas vegetales.

Aporta también fibra, lo que ayuda a que sean un plato completo, con poder saciante y capaz de regular los niveles de colesterol y de azúcar en sangre.

Aunque son conocidas por su aporte en hierro, este se absorbe de forma más deficitaria que el hierro procedente de otros alimentos como la carne. Para aumentar el poder de absorción del hierro, conviene tomarlas junto con alimentos ricos en vitamina C, que potencia la absorción de este mineral.

Lentejas

En cualquier caso, constituyen un alimento que puede ayudarnos para regular el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.

Aportan nutrientes como el fósforo, potasio, calcio, zinc, magnesio y selenio, convirtiéndose en una fuente de minerales extraordinaria con un poder además, antioxidante que nos ayudará a luchar contra los radicales libres.

Contienen también folato, se transforma en ácido fólico, muy recomendable sobre todo en el caso de mujeres embarazadas.

Una buena combinación puede ser juntar las lentejas con arroz, un plato bastante típico de nuestra gastronomía, ya que le aporta metionina, un aminoácido que enriquece las proteínas que ya, de por sí, contienen.

Lentejas y ensalada para el lunes 7 de octubre

Tras comenzar el lunes pasado, esta semana, el protagonismo de nuestra dieta saludable recae sobre las lentejas, un plato tradicional y conocido por ser una fuente de hierro y proteína vegetal que no altera nuestro peso.

A primera hora de la mañana comenzaremos el día con un vaso de zumo de manzana, sin añadirle azúcar. Este zumo nos aporta vitaminas, como la A y la C, previene la litiasis renal debido a su cantidad de ácido málico y es perfecto para personas con artritis o con problemas de gota (exceso de ácido úrico en sangre). Además, completaremos el desayuno con un yogur desnatado de cualquier sabor y un puñado de cereales ricos en fibra.

Para almorzar recurriremos de nuevo a los cereales, en forma de barrita, y si nos apetece, una infusión.

A la hora de la comida, de primero nos prepararemos una ensalada de tomate con ajitos y orégano, de segundo, las lentejas y de postre, una fruta cítrica, como puede ser la naranja.

Las lentejas debemos acompañarlas de un cereal, para lograr un alto valor biológico. En este caso hemos optado por el arroz, pero serviría también la patata, por ejemplo. Cocinarlas con cebolla y zanahoria las convertirán en un plato muy sabroso.

Además, para completar nuestro aporte nutricional y absorber de manera adecuada el hierro, tenemos que tomarlas con alimentos ricos en vitamina C. En este caso, tenemos dos fuentes, la ensalada de tomate y la fruta cítrica.

menú lentejas

La merienda podemos componerla de un poco de queso freso desnatado junto a cinco almendras.

Y para cenar, una buena opción es un salteado de pimientos del padrón y berenjena, un rollito de espárragos con fiambre de pavo, junto a un trocito de pan, y un yogur desnatado como postre y punto final a nuestro menú saludable del lunes.

¡Buen provecho!