No a la comida rápida

Siempre está disponible, es barata y consigue saciarnos de manera rápida.

Esta es la gran “trampa” de la comida rápida y algunas de las causas por las que su consumo se ha disparado en nuestro país en los últimos años.

Comida rápida

Sin embargo, son tantos los perjuicios de este tipo de comida, que deberíamos plantearnos su total abandono en favor de nuestra dieta mediterránea.

La comida rápida ha llegado progresivamente a Europa cuando los índices de obesidad de países como Estados Unidos ya probaban sus perjuicios para la salud y pese a ello, hemos sucumbido ante ella abandonando la deliciosa y saludable dieta mediterránea que tantos admiradores tiene por todo el mundo.

La falta de tiempo, junto con sus precios irresistibles, han hecho que además la población infantil consuma más comida basura de la que debería.

Un altísimo contenido calórico, una cantidad muy superior a lo aconsejable de hidratos de carbono y grasa son solo algunos de los motivos que desaconsejan su consumo.

El riesgo cardiovascular que ello conlleva va unido a las molestias digestivas que pueden ocasionar (ya que se ingiere una grna cantidad de grasa en poco tiempo).

Pero además este tipo de comida suele contener un alto nivel de colesterol, sal y aditivos que no benefician a nuestra salud.

Así, que si queréis hacer un favor a vuestra salud, intentad evitar al máximo el consumo de hamburguesas, pizzas, burritos y este tipo de alimentos  tan dañinos y optar por la comida casera, cocinada del modo tradicional si es posible,

Vuestra salud os lo agradecerá.

 

Foto: Free Digital Photos

 

 

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.