Consejos útiles para colocar los alimentos en el frigorífico

Nuestros consejos habituales para desenvolvernos en la cocina se centran en un electrodoméstico indispensable para todos y sin el que prácticamente no podríamos ‘sobrevivir’: el frigorífico.

Antes de nada, una par de consideraciones previas: uno: para la correcta refrigeración de un alimento debemos tener en cuenta que la temperatura ideal oscila entre los cero y los cinco grados; y dos: como muchos haréis, hay que limpiar con frecuencia el interior del frigo y no dejar mucho tiempo abierta la puerta.

cómo colocar los alimentos en la nevera

Una vez dentro de la nevera, colocaremos los alimentos separados unos de los otros para que circule el aire entre ellos, y algo básico, poner cada tipo de alimento fresco en una zona específica:

En la rejilla inferior: alimentos crudos como carne, ave y pescado, que han de estar separados correctamente entre sí, y productos de origen animal en descongelación.

  • En la rejilla del centro: alimentos cocinados (por ejemplo, sobras de comida), embutidos, mayonesa y productos en descongelación de origen vegetal.
  • En la rejilla superior: productos lácteos (yogur, queso, natillas, etc.) y huevos.
  • En la puerta: bebidas o alimentos que se consumirán en menos de tres o cuatro días, como leche o zumos de frutas.
  • En el verdulero: verduras, hortalizas y frutas.

Tampoco podemos olvidar que cada alimento puede conservarse durante un tiempo límite en el frigorífico:

  • Un día: pescado fresco y carne picada.
  • De dos a tres días: carne cocida, pescado cocido y carne cruda.
  • De tres a cuatro días: leche pasteurizada o leche esterilizada previamente abierta, verduras cocidas y postres caseros.
  • De cuatro a cinco días: verdura cruda y conservas abiertas.
  • Hasta cinco días: platos cocinados.
  • Entre dos y tres semanas: huevos.

 

Opina

*

(Spamcheck Enabled)