Nueve curiosidades sobre las picaduras de insectos

Con la llegada de las altas temperaturas aparecen también las picaduras de insectos.

Picaduras de insectos

Las picaduras de insectos, excepto en casos de alergias que los que pueden ser importantes y conviene acudir lo antes posible a un médico, suelen tener carácter leve y pueden ser tratadas con facilidad.

1.- Existen dos tipos de picaduras:

* Las que provienen de insectos venenosos que son los que nos pican, como avispas, abejas, arañas, escorpiones…

* Los parásitos como mosquitos, tábanos, ácaros… que succionan la sangre.

2.- Las picaduras más habituales en época estival son las de avispas y las de los mosquitos. Se suelen diferenciar visiblemente y es común que las abejas, por ejemplo dejen su aguijón en la piel de su víctima. La picadura de los mosquitos provoca un enrojecimiento aislado. Las pulgas, sin embargo, suelen dejar varias picaduras próximas unas a otras. En este caso es más importante el peligro de transmisión de enfermedades que la molestia que ocasiona.

3.- No todos los mosquitos nos atacan. De hecho únicamente los mosquitos hembra se interesan por los humanos, ya que son ellas las que necesitan de nuestra sangre o, más bien, de las proteínas que ésta contiene, para completar la maduración de sus huevos.

4.- En el caso de los mosquitos, la forma de actuar es la siguiente: clavan en nuestra piel una pequeñísima trompa y después succionan nuestra sangre con ella.

Al succionar sueltan una sustancia presente en su saliva que impide que las plaquetas de nuestro organismo coagulen la sangre (como hacen habitualmente con una herida) que impediría que pudieran succionarla.  Nuestro sistema inmunitario reconoce esa sustancia introducida por el insecto como algo ajeno al cuerpo y la ataca, lo que provoca la inflamación de la zona y la picazón.

5.- Las abejas suelen morir tras dejar el abejón en su víctima y sin embargo, las avispas no lo suelen hacer.

6.- Plantas como la lavanda y la melisa, pueden protegernos de los mosquitos ahuyentándolos.

7.- Los mosquitos suelen atacar desde que anochece hasta el amanecer, aunque pueden hacerlo a plena luz del día si estamos en lugares con mucha vegetación.

8.- Los síntomas más comunes de una picadura de insecto suelen ser: enrojecimiento, hinchazón, picor, ardor o dolor.

9.- Se debe acudir al médico en caso de que los síntomas sean distintos o aparezca dificultad para respirar, hinchazón en la cara (especialmente en la boca), dificultad para tragar, debilidad somnolencia.

Si quieres saber más sobre este problema tan común, puedes seguir las recomendaciones de la doctora Aurora Garre.

 

Fuente: Tu otro Médico, Departamento Médico de CINFA

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.