Fobias alimentarias

Hoy Antonio Brusau nos explica los tipos de fobias alimentarias y sus consecuencias.

La fobia alimentaria es un trastorno causado por la asociación de un alimento con la sensación de peligro, malestar profundo, ansiedad o con una experiencia muy desagradable. Es un trastorno muy común entre niños de 4 a 10 años, aunque los adultos también pueden padecerlas.

fobias alimentarias

Neofobia

La fobia alimentaria más común es la neofobia, la cual se define como el miedo a probar nuevos alimentos. Los alimentos que con más frecuencia producen neofobia son: pescado, nuevos tipos de carne y alguna verdura.

Las causas de estas fobias son múltiples, y variadas. Muchas de ellas se deben a coincidencias sin base científica, entre ellas destacan: pesadillas infantiles padecidas el mismo día en que se probó el alimento, experiencias de atragantamiento, vivencia de malestar tras consumir el alimento (tras una fuerte y dolorosa gastroenteritis, por ejemplo), asociación de su consumo con un mal recuerdo y una sensación de atención excesiva y persistente ante el acto de comer hacen que, en mayor medida durante la infancia, se desarrolle un trauma y se rechace ese alimento.

Por otro lado, nuevas investigaciones revelan que otra de las causas puede estar relacionada con un factor genético, ya que la mayoría de hijos cuyos padres tuvieron neofobia en la infancia, también la padecen.

También existe la llamada neofobia quisquillosa o caprichosa muy habitual en niños que consumen poca fruta y verdura.

Si la fobia alimentaria es grave, interferirá de forma significativa en las actividades cotidianas, en el ámbito de las relaciones personales o en el objetivo de mantener una alimentación saludable; pudiendo incluso ocasionar desequilibrios y déficits nutricionales importantes.

Fagofobia

El otro tipo de fobia alimentaria más común es la fagofobia. Este tipo de fobia está causada por terror a ahogarse o asfixiarse cuando se tragan los alimentos, ya sean líquidos o sólidos. Suele surgir en niños, aunque también se han comprobado casos en mayores tras un episodio de atragantamiento con la comida, una esofagitis o faringitis muy dolorosa, o tras una experiencia de disfagia (dificultad para tragar). Esta fobia es más transitoria y generalmente desaparece a los pocos meses.

commida infantil

 Algunas recomendaciones para resolver las fobias alimentarias:

  • No presionar a la persona a comer el alimento que provoca la fobia porque puede empeorar el cuadro.
  • Motivar a la persona a probar el alimento tras una experiencia agradable y divertida.
  • Preparar el alimento que provoca la fobia de forma disimulada y mezclada con otros alimentos que apetezcan.
  • Implicar a los padres en la educación nutricional de sus hijos y de ellos mismos. El ejemplo y la autoridad de los progenitores resultan claves en la promoción de hábitos saludables.

 

 Referencias

Edurne Maiz Aldalur, Carmen Maganto Mateo, Nekane Balluerka Lasa. Neofobia y otros trastornos restrictivos alimentarios en la infancia y consumo de frutas y verduras: revisión. Rev Esp Nutr Comunitaria 2014;20(4):150-157.

Henriques, A.S., King, S.C., & Meiselman, H.L. (2008). Consumer segmentation based on food neophobia and its application to product development. Food Quality and Preference, 20, 83-91.

King, S.C., Meiselman, H.L., Henriques, A. (2008). The effect of choice and psychographics on the acceptability of novel flavors. Food Quality and Preference, 19, 692-696.

Olabi, A., Najm, N.O., Baghdadi, O.K., Morton, J.M. (2009). Food neophobia levels of Lebanese and American college students. Food Quality and Preference, 20, 353-362.

Wansink, B., Ittersum, K., Painter, J. E., (2005). How descriptive food names bias sensory perceptions in restaurants. Food Quality and Preference, 16, 393-400.

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.