El síndrome postvacacional

Septiembre supone para la gran mayoría de nosotros la vuelta al mundo laboral y por tanto, a la rutina.

Pero no todos nos adaptamos de la misma forma ni tenemos la misma capacidad para retomar el ritmo habitual después de un periodo de descanso.

Es por ello, que desde hace unos años se habla del síndrome postvacacional de manera extendida y refiriéndose a gran parte de la población.

Síndrome Postvacacional

Aunque no está admitido por toda la comunidad médica como una enfermedad, sí que existe consenso a la hora de denominar “síndrome postvacacional” a un grupo de síntomas  que aparecen cuando terminan las vacaciones: fátiga, falta de concentración, irritabilidad y malestar general en cuanto vuelven a la rutina.

La causa principal es una alteración de los biorritmos, ocasionada por la falta de horarios y de rutina en la época estival.

La actividad laboral exige cierta capacidad mental que no es fácil conseguir cuando nuestro organismo lleva tiempo sin horarios ni esfuerzos.

Para prevenirlo no hay nada mejor que intentar volver a la rutina poco a poco y, siempre que sea posible, tratar de que los periodos de descanso o vacaciones sean más repartidos en el tiempo.

Descansar lo suficiente, e intentar organizar la agenda nos permitirá adaptarnos, poco a poco, al ritmo laboral y hacer que la vuelta sea menos dura.

Fuente: CUN

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.