Bebidas refrescantes para el verano

En verano todos buscamos refrescarnos y ello no implica únicamente hacerlo en playas, piscinas o buscando la sombra, sino también a través de la alimentación.

Los refrescos no son una bebida recomendable sobre todo por su alto contenido en azúcar y escaso aporte nutricional, pero tenemos alternativas excelentes a base de frutas que pueden ser la mejor opción.

ZUMOS

Dejando a un lado la opción de los zumos envasados ricos en azúcar, de los que no conviene abusar, la mejor opción es beber zumos elaborados con frutas y verduras naturales y a ser posible, hechos en casa.

Los zumos constituyen una manera de refrescarnos que además nos aporta grandes dosis de vitaminas y minerales por lo que son una gran idea para desayunos y meriendas, por ejemplo.

Os invito a leer el post Zumos de verduras y La fruta ¿entera o en zumo?

zumo de manzana

 

BATIDOS

Los batidos naturales elaborados con fruta fresca y algún lácteo, como leche o yogur, pueden ser una fantástica forma de añadir, además de las vitaminas, calcio.

Se trata de una buena alternativa a la hora del desayuno y a la que también se pueden añadir verduras.

smoothie fresa

GRANIZADOS

Se trata de la opción más fresca gracias a que incorpora hielo picado, pero hay que tener en cuenta que, a veces, contienen azúcar o sirope que aumenta bastante su valor calórico.

 

SMOOTHIES

A medio camino entre granizados y batidos, es una opción saludable para crear bebidas deliciosas a base de frutas y verduras.

Suelen incorporar hielo o algún lácteo, por lo que es fácil probar recetas muy distintas a lo largo de la época estival.

batidos frutas

GAZPACHOS Y CREMAS FRÍAS

Aunque suelen constituir un alimento más típico de comidas y cenas, a veces un vasito de gazpacho, salmorejo u otras cremas frías a base de hortalizas, pueden ser un fantástico aperitivo, por ejemplo.

 

Lo importante es disfrutar de la variedad de frutas y verduras que podemos combinar y que además de refrescarnos con estas bebidas, estemos cuidando nuestra salud.

No obstante, las personas con diabetes deben consultar a su médico cual es la bebida más indicada.

 

Fotos: Pixabay

La fruta ¿entera o en zumo?

Tradicionalmente, la mayoría de las frutas se tomaban enteras, pero cada vez son más las personas que ven en los zumos una solución para facilitar su ingesta. Sin embargo, no es lo mismo tomar la fruta entera que licuada.

Veamos las principales diferencias:

* La fruta entera aporta más fibra.

Por ello, ayuda a combatir el estreñimiento, aporta sensación de saciedad y, entre otras cosas, ayuda a regular el azúcar en sangre.

Si padeces de estreñimiento intenta tomar la fruta entera e incluso, siempre que sea posible, con piel.

Macedonia de frutas, ensalada de frutas

* Los zumos facilitan la ingesta de las cantidades diarias recomendadas de fruta.

Esto es importante para las personas mayores o lo niños a los que les cuesta más tomar fruta.

Recuerda que pese a consumir menos fibra, es mejor tomar la fruta en zumo que no tomarla.

naranja

* La cantidad de vitaminas y antioxidantes es prácticamente la misma, así que en este aspecto podemos elegir la opción que más nos guste.

No obstante la vitamina C se conserva mejor en la fruta entera ya que al licuarla, se puede oxidar.

Fruta, manzana

* Los zumos facilitan la ingesta de fruta pero también hay que tener en cuenta que aumentan las calorías y la fructosa que consumimos.

No es lo mismo tomar una naranja que un zumo hecho con varias piezas de esta fruta.

Habrá que valorar por tanto, la opción más recomendable en cada situación y valorar las ventajas de cada uno.