¿Has oído hablar de la nutrigenética?

A lo largo de los diferentes post de este blog os hemos enseñado multitud de artículos acerca de la influencia que tiene nuestra alimentación sobre nuestra salud. Hoy vamos a indagar un poco más y hablaremos de nutrición genética y nutrición personalizada.

La ciencia está avanzando mucho y ahora se sabe que la información genética de cada persona condiciona su estado nutricional y que los alimentos influyen en el estado de salud actual y futuro.  Todos conocemos a alguien afortunado que nunca engorda aunque coma como muchísimo, y también seguro que el ejemplo contrario: quien ve un pastel y engorda medio kilo. Todo eso viene determinado en parte por nuestros genes. Por eso es tan importante la nutrigenética.

Hasta el momento, las recomendaciones dietéticas se pautaban de forma genérica, teniendo en cuenta únicamente aspectos individuales como la edad, el sexo, la talla, el ejercicio físico y algunas variables bioquímicas. Ahora, la genética puede ayudar a adaptar las necesidades nutricionales de cada individuo a su perfil genético y de esta manera, poder mejorar la alimentación y la salud con una nutrición personalizada.

nutrigenética

Los seres humanos compartimos el 99,9% de la información genética y es ese 0,01% lo que nos hace diferentes y determina nuestras características antropométricas y bioquímicas, fisiológicas, metabólicas y de comportamiento.  La forma más común de variabilidad genética son los polimorfismos de un solo nucleótido (SNP, por sus siglas en inglés “Single Nucleotide Polymorphism”). Este tipo de variaciones debe darse al menos en un 1% de la población para considerarse un SNP. Estas variaciones no son consideradas mutaciones sino variaciones normales en la secuencia de ADN entre unos individuos y otros.

La nutrigenética es una ciencia aplicada que estudia el efecto de la presencia de diversas variantes genéticas en la interacción entre dieta y enfermedad. La nutrigenética tiene como objetivo generar recomendaciones nutricionales de acuerdo al acervo genético de los consumidores. De este término nace la idea de nutrición personalizada.

En los últimos años, los GWAS (genome wide association studies o estudios de genoma completo) han sido una herramienta muy útil para conocer nuevas variantes genéticas (polimorfismos o SNPs) que pueden influir en el desarrollo de ciertas patologías relacionadas con la nutrición, así como la importancia de cada una de ellas.

En estos momentos se está empleando este mismo enfoque para determinar las interacciones entre la dieta y la genética, con el fin de poder utilizar dicha información para la elaboración de dietas personalizadas. Para que los tests nutrigenéticos tengan suficiente fiabilidad científica, los SNPs que se incluyen en ellos deberían proceder de meta-análisis de estudios GWAS.

Las recomendaciones dietéticas nunca pueden venir determinadas únicamente por el análisis genético, sino que éste puede ser un complemento para los datos obtenidos a través de un análisis antropométrico, bioquímico y de historia familiar y dietética.

El seguimiento de este tipo de servicios genéticos debe ser realizado por un profesional sanitario capaz de interpretar los datos, tanto genéticos como antropométricos y bioquímicos, y que pueda pautar una dieta completamente personalizada de forma correcta con el objetivo de mejorar la salud de las personas y de recomendar la alimentación más saludable para ese objetivo.

Comentarios

  1. Una maravilla poder conocer nuestra información genética y aplicarla a lo que comemos. Conocer nuestras más “intimas” necesidades.

  2. Una información muy interesante. Gracias por el aporte.

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.