Probióticos, una ayuda para el sistema inmune

En invierno, una de las preocupaciones principales de los padres es que sus hijos e hijas no se pongan enfermos. Gripes, catarros, infecciones respiratorias y de todo tipo están a la orden del día en colegios y guarderías.

No sólo preocupa la patología en si (ir al médico, medicación si lo necesita, ausencia en la escuela) si no, quién los cuidará. Nuestra intensa vida donde, si se tiene la “suerte” trabajan los dos padres, hace que en muchas ocasiones éstos tengan verdaderas dificultades para quedarse con sus hijos e hijas; sobre todo si la ausencia es larga. Abuelos, abuelas, cuidadoras son las “soluciones” a los que muchos padres y madres acuden en estas situaciones.

Los probioticos ayudan al sistema inmune

Pues bien, algunas investigaciones (1) señalan que el uso de probióticos puede ayudar a que los niños y niñas puedan recuperarse antes y volver a la escuela o guardería más pronto.

En este estudio realizado en 281 niños en el año 2010, los investigadores observaron que suplementar con Lactobacillus rhamnosus GG durante 3 meses podría resultar en un número menor de niños con problemas respiratorios y gastrointestinales. Además, se encontraron con un dato muy favorable y es que en su investigación el uso de probióticos puede disminuir hasta dos días la ausencia escolar.

En otro artículo (2), esta vez en chavales preuniversitarios, se observa que hubo 49 días totales de chavales que no fueron a el instituto por problemas respiratorios. De esos 49 días, 33,8 días correspondían a muchachos que tomaban placebo y 15 días a los que tomaban probioticos. Por lo tanto vieron una reducción de un 31% de días totales si se toman probióticos.

Probioticos ayudan a recuperarse

Una posible explicación puede deberse a que determinadas cepas de probióticos como el Lactobacillus Rhamnosus GG y el Bifidobacterium lactis BB12 poseen propiedades inmunomoduladoras, es decir, pueden ayudar a que nuestras defensas sean más eficientes y luchen mejor contra los patógenos y enemigos del invierno. Además, lo hacen a nivel intestinal, donde se encuentra el 70% de nuestras células defensivas.

Todas estas investigaciones tienen que ser confirmadas en futuros estudios, sin embargo los indicios señalan que el uso de probióticos puede ayudar a nuestro sistema inmune.

 

Fuentes:

(1) Hojsak I et al. Clinical Nutrition 2010; 29:312-316.

(2) Smith TJ et al. British Journal of Nutrition 2012;11:19.

Opina

*

(Spamcheck Enabled)