Naranjas de gelatina

receta de naranjas de gelatina para cocinar en familia

¡Mejorar la alimentación de los más peques de la casa no solo pasa por darles ejemplo sin crear batallas alrededor del plato! Si queremos incidir de forma positiva sobre su educación alimentaria, también será importante que les dejemos ser parte activa de las elaboraciones, la elección de ingredientes y la preparación de snacks divertidos y sorprendentes, a base de alimentos frescos y saludables. Y cómo no, esta receta de naranjas de gelatina es una gran forma de conseguir todo lo que te proponemos.

¿Os atrevéis a hacerla en familia?

Paso a paso de nuestras naranjas de gelatina

 

Ingredientes

  • 4 naranjas de zumo grandes y bien limpias
  • 1 sobre de gelatina neutra en polvo (10 gramos o 5-6 láminas)
  • 200 ml de agua

Elaboración

  1. Cortamos las naranjas en mitades y las exprimimos o licuamos para sacarles todo el jugo (para una textura fina y elegante lo colaremos, pero si te ofrecemos la opción de no hacerlo o de licuar las naranjas es precisamente para mantener la pulpa y su aporte de fibra, aunque la textura pueda ser distinta y menos translúcida).
  2. Reservamos las cáscaras o pieles de las naranjas para rellenarlas y utilizarlas de molde más tarde.
  3. Calentamos el agua hasta llegar al punto de ebullición, retiramos del fuego y le agregamos el sobre de gelatina, sin dejar de remover con una varilla de mano (así aseguramos que no quedan grumos). En el caso de que uses láminas de gelatina, recuerda que debes re-hidratarlas y escurrirlas antes de agregarlas al agua caliente para su disolución.
  4. Agregamos el agua con la gelatina al zumo y removemos bien para integrar bien ambos líquidos.
  5. Vertemos la mezcla en las mitades de cáscara de naranja y dejamos enfriar en el frigorífico durante al menos 2 horas.
  6. ¿Ya está lista la gelatina? Entonces ya podrás cortar en gajos (con mucho cuidado) y servir.

Valoración nutricional y conclusión

Este postre o snack de naranjas de gelatina está hecho a base de gelatina y zumo de frutas. La gelatina es una proteína muy completa pues es 99% colágeno, siendo éste partícipe de diversas funciones en nuestro organismo, ayudando así a mantener la salud de cartílagos, tendones y huesos (muy importante durante la niñez y la tercera edad). Gracias al zumo de frutas, además nos aporta minerales y vitaminas antioxidantes, ayudándonos a reforzar las defensas, producir colágeno y mejorar la absorción del hierro.

¿Quieres probar con otros sabores o texturas? ¡Bien! Entonces atrévete con zumos, licuados o incluso trocitos de otras frutas para añadir un factor sorpresa tanto a la preparación como a la degustación (en este caso, ten en cuenta que las frutas tropicales y la gelatina pueden no llevarse del todo bien, dando lugar a una crema espesa pero no a una gelatina sólida como la que buscamos).

Mercedes Ezquerra, nutricionista de Ns

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.