¿Lees las etiquetas de los alimentos?

Recuerdo que en una conferencia sobre alimentación a la que asistí, la ponente nos comentaba que se habían realizado estudios según los que comprobaron que el consumidor no dedica ni un minuto a leer el etiquetado de un alimento.

Es fundamental detenerse a leer un etiquetado. Las etiquetas nos informan sobre las propiedades de los alimentos, si son adecuados para una dieta sana y si nos los podemos comer en el caso de padecer alguna intolerancia o alergia grave a alguno de sus componentes.

para qué sirven las etiquetas de los alimentos

En general, antes de comprar o consumir un alimento es importante atender bien a estos aspectos del etiquetado:

  1. Bajo contenido en sal o en sodio: los productos considerados bajos en sodio contienen menos de 0,12 g de sodio (0,31 g de sal).
  2. Alimentos bajos en grasa total, saturada y colesterol: en los alimentos sólidos busca productos con menos de 3 gramos/100 gramos de grasa. Para los alimentos líquidos busca productos con menos de 1,5 gramos/100 mililitros de grasa en los líquidos.
  3. Alto contenido en fibra: busca alimentos ricos en fibra o que tengan al menos 6 gramos de fibra por cada 100 gramos.
  4. Bajo contenido en calorías: elige los de bajo valor energético que son los que tienen un máximo de 40 calorías por 100 gramos en alimentos sólidos y un máximo de 20 calorías por 100 mililitros en los líquidos.
  5. Bajo contenido en azúcares: busca aquellos que contengan menos de 5 mg de azúcar
  6. Si eres celiaco, que no tengan gluten: algo bien sabido por los celiacos. Un alimento sin gluten es aquel cuyo contenido en gluten es inferior 20 miligramos por kilo. Se considera bajo en gluten si el contenido es inferior a 100 mg por kilo.
  7. Fechas de caducidad: indica el momento límite de consumo después del cuál puede haber problemas de seguridad alimentaria.
  8. Fecha de consumo preferente: indica que tras esa fecha el producto no presenta las cualidades organolépticas (textura, sabor, olor, color…) óptimas, pero no hay peligro de problemas de salud, siempre y cuando se almacene y conserve según las recomendaciones del fabricante.

El etiquetado de los alimentos se encuentra actualmente regulado en nuestro país mediante el Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio. SI quieres saber más puedes acceder a esta dirección de la AESAN.

El objetivo de la regulación es garantizar el derecho a la información del consumidor, ayudarle a encontrar alimentos más saludables e incentivar a las empresas elaboradoras de productos alimenticios a mejorar las cualidades nutritivas de sus productos.

Ya lo sabes, empezar a cuidarse no sólo es cuestión de planteárselo sino de saber elegir los alimentos más saludables. La lectura de su etiquetado es una herramienta imprescindible; léelo siempre.

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.