Diez consejos contra la hipertensión

Hoy, 17 de mayo, es el Día Mundial de la Hipertensión. Cuando se hace un “día mundial” de algo, es que ese algo no va bien.  Y si encima, el Día Mundial de la Salud, celebrado el pasado 7 de abril, se dedicó a esta enfermedad, podemos decir que la hipertensión es un problema a tener muy en cuenta. De hecho, es la enfermedad del corazón más frecuente en nuestro país. Uno de cada tres adultos la padece y a partir de los 65 años, esta cifra aumenta a 7 de cada 10.

Uno de los mayores peligros de esta enfermedad es que no presenta síntomas, por eso se le conoce como silenciosa; y es que no nos avisa: cerca del 30% de personas que son hipertensas no lo saben. Desconocer este hecho es un peligro por los riesgos que puede llegar a implicar para una persona que la padezca. Por eso es importante controlar de forma periódica nuestros niveles de tensión arterial en la farmacia y/o en el médico.

cardiovascular health

La hipertensión se define por tener unos niveles de 14 o superiores para la presión sistólica o alta y por debajo de 9 para la presión diastólica o baja. Ten en cuenta que esta enfermedad puede afectar a cualquier persona, siendo más frecuente en varones mayores de 55 años y en mujeres a partir de los 65. Otros factores de riesgo son: el tabaco, el colesterol, la diabetes, la obesidad, la falta de ejercicio físico regular y el estrés.

Te dejo el link a una muy recomendable página de la Sociedad Española de Hipertensión donde podrás encontrar mucha e interesante información para que todos nos concienciemos mejor sobre esta enfermedad: http://www.clubdelhipertenso.es/

Por mi parte, me gustaría dejarte unas útiles recomendaciones para controlar los niveles de tensión arterial

Decálogo de consejos frente a la hipertensión:

  1. Vigilar nuestros niveles de tensión: sobre todo si tenemos antecedentes familiares de hipertensión.
  2. Controlar el peso: en algunos casos, una reducción de peso controlada es beneficiosa para equilibrar los niveles de tensión.
  3. Moderar el consumo de alcohol y café: más de dos o tres tazas de café diarias o más de dos vasos de vino al día no son recomendables.
  4. Reducir la sal en las comidas: la sal incrementa la tensión, por lo que no hay que abusar de ella. Podemos sustituirla por apio o hierbas aromáticas para no restar sabor a nuestras comidas.
  5. Hacer ejercicio físico moderado y regular: hay que evitar el sedentarismo, por ejemplo, caminando entre media hora y una hora diaria o con otro tipo de actividades aeróbicas como el baile, el aerobic, el ciclismo en días alternos y de acuerdo a las posibilidades reales de cada uno.
  6. Evitar las grasas de origen animal: mejor incorporar alimentos de origen vegetal
  7. Huir del tabaco: hay que evitar fumar, así como ser fumador pasivo.
  8. Cocinar más sano: es importante prestar especial atención al modo de preparar la comida, ya que es preferible cocinar los alimentos al vapor, al horno o a la plancha, y evitar las frituras y las salsas.
  9. Seguir una dieta rica en potasio, magnesio y calcio: el potasio y los péptidos lácteos han demostrado su efectividad a la hora de regular los niveles de tensión.
  10. Consultar con el farmacéutico acerca de soluciones nutricionales: cuando la dieta no nos garantice el aporte necesario de los anteriores nutrientes, puede ser necesario complementarla mediante complementos alimenticios que contengan estos ingredientes activos.

 

Opina

*

(Spamcheck Enabled)

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.