Las farmacias, aliadas en tu nutrición

Los farmacéuticos somos los sanitarios más accesibles para la población y son aliadas en tu nutrición. Estamos en nuestras boticas, un mínimo de 8-10 horas y pueden consultarnos sin cita previa.

Además, contamos con una amplia formación y esto nos hace agentes de salud de una manera holística. Tenemos formación universitaria en áreas como los medicamentos, por supuesto, pero también recibimos formación de enfermedades y de nutrición que nos permiten tener una visión global de la salud de nuestros pacientes.

Por todo ello, tradicionalmente, los farmacéuticos hemos tenido un papel relevante en la educación sanitaria de nuestros pacientes: enfermedades, tratamientos, efectos secundarios y prevención.

aliadas en tu nutricion

Tu nutrición en la farmacia, en buenas manos

Tanto es así, que en los últimos años, cada vez es más frecuente ver cómo el servicio de consejo nutricional es cada vez más común.

Tal y como yo lo entiendo, nuestro papel ha cambiado de estar tras el mostrador para dispensar medicación a desarrollar un papel como asesores de salud.

Esta transformación incluye el consejo nutricional de un profesional sanitario que, basándose en la evidencia, realiza una intervención clínica, mediante la incorporación de nuevas estrategias y hábitos para que el paciente logre sus objetivos nutricionales (pérdida de peso, control de colesterol, debut en diabetes…).

Como farmacéuticos tenemos la capacidad de guiar a nuestros pacientes de forma segura, y controlando su condición de pacientes crónicos o de factores de riesgo.

Un buen consejo nutricional nos da la oportunidad de mejorar la atención de nuestros pacientes, y por lo tanto, su satisfacción.

consejos nutrición saludable

¿Por qué debo ir a la farmacia a por información?

  1. Los farmacéuticos somos el profesional sanitario más accesible y pueden convertirse en aliadas en tu nutrición y por tanto recibimos muchas de las peticiones de salud de la población.
  2. Los boticarios somos profesionales universitarios con formación sobre medicamentos, enfermedades y alimentación. Como farmacéuticos podemos detectar la interacción entre medicamentos y alimentos, así como la incompatibilidad entre medicamentos y suplementos nutricionales.
  3. El consejo farmacéutico es imprescindible en nuestra profesión, y esto nos exige una importante formación continuada.
  4. La exigencia de un mundo cambiante nos obliga a estar actualizados en terapias, alimentación y nuevas tecnologías.
  5. Cuando los farmacéuticos recibimos formación específica en nutrición y dietética que complementa la formación universitaria del medicamento empezamos a hablar de salud integral. Como farmacéuticos y nutricionistas somos capaces de proponer estrategias nutricionales que mejoran el estado de salud general del paciente.
  6. Cuando tratamos al paciente de forma holística, haciendo un seguimiento de sus tratamientos y además realizamos un consejo nutricional completo, conseguimos también una mayor adherencia en los tratamientos y una mejora en los resultados de las terapias.
  7. Con el consejo nutricional podemos mejorar hábitos nutricionales en los pacientes que actúan directamente sobre sus patologías, consiguiendo en muchos casos reducir tratamientos farmacológicos. Yo misma he sido testigo de cómo una paciente diabética tipo II reducía sus dosis de insulina a menos de la mitad, gracias a un buen seguimiento nutricional y al cambio de hábitos en su alimentación.

Así pues, animo a todos los farmacéuticos a desarrollar un servicio de asesoría nutricional de calidad y con rigor para obtener mejores resultados en las terapias… si ya en la antigua Grecia Hipócrates lo tenía tan claro, ¿por qué no invertimos más en educar a la población en hábitos saludables?

Que tu alimento sea tu medicina

Gemma Rubis
Farmacéutica y autora de “El blog de la gente que se cuida”.

La farmacia, un punto de apoyo

El domingo se celebra el Día Mundial del Farmacéutico  y que mejor ocasión para invitar a Isabel Altuna, farmacéutica en Lodosa ( Navarra) y bloguera, a nuestro blog.

Arranca septiembre con un nuevo curso, que para muchos equivale a un nuevo año, con proyectos para coleccionar revista, hacer ejercicio, adelgazar los kilos de más y ponernos todos cachas como Cristiano Ronaldo o dejar de fumar. Y sí, todo eso está muy bien,  y no hay que dejar de intentarlo pero no de cualquier manera, ni bajo los consejos de cualquier blogger que encontramos en la red sin tener seguridad de que hay detrás de ese perfil digital.

España cuenta con más de 20.000 farmacias  en las que trabajan casi 50.000 farmacéuticos, lo que hace de ellos el sanitario más próximo a la población general.  Por lo tanto, si estás pensando en cuidar tu salud, y no tienes tiempo de acudirá a tu médico de cabecera, acércate a tu farmacia más cercana.

pharmacy-1507122_640

El farmacéutico comunitario, ese que encuentras en tu farmacia de confianza, tiene la formación adecuada para valorar tu estado de salud, y determinar si te puede ayudar  o tiene que derivar al médico.

El farmacéutico, te ayudará con el cuidado de la dieta, tendrá en cuenta la medicación que tomas a la hora de aconsejarte que pautas sanitarias debes tener.

El farmacéutico no te engañará, no te dirá que perder peso es sencillo, que tomando una pastilla milagrosa o un agua mágica te hará perder 10 kilos en una semana. Eso no es ni adecuado ni recomendable.

Perder peso,  requiere del esfuerzo de una dieta, y un producto de calidad que te ayude en el proceso, del que el farmacéutico tiene un conocimiento profundo y sabrá recomendar sin generar problemas con cualquier otra medicación  que puedas estar tomando.

La noticia de la semana científicamente hablando, trata sobre una pastilla que ayudaría a que se activasen genes que se activan cuando hacemos ejercicio y en teoría tomar una pastilla sería equivalente a correr.

Seguro que hay circustancias en las que tomar la pastilla estaría justificado, pero hacer ejercicio aporta muchos más beneficios que el de activar el metabolismo, hacer ejercicio ayuda a mejorar la autoestima, reduce la depresión, mejora la sensación de bienestar, además de ayudar a movilizar grasas y líquidos acumulados.

¿Quieres mejorar tu estado de salud en general? Acércate a tu farmacia más cercana, consulta con el farmacéutico sobre tu problema, confía en él, si puede te ayudará, si no puede te dará un buen consejo, y derivará al médico,  pero siempre, siempre, te escuchará y te dará la recomendación que mejor cuide tu salud.

No quiero terminar este post sin felicitar a todos los compañeros farmacéuticos,  a todos esos que todos los días cuidan de la salud de sus pacientes, los de las grandes farmacias por todos los servicios e innovaciones que son capaces de acercar a la profesión, a todas esas compañeras y compañeros que se dedican desde las redes impulsar la salud, advertir sobre riesgos, ayudan a desmentir bulos y milagros varios que se ponen de moda a golpe de tecla.

Pero especialmente quiero felicitar a todos esos farmacéuticos que viven en pequeñas poblaciones, atendiendo y siendo referencia de cuidado de salud, de esas poblaciones tan envejecidas, en los que el médico solo acude un par de días a la semana a la consulta y que se encargan, de que no les falte nada a sus abuelos, y cuidan de ellos como si fuesen su familia.

¡Feliz día del Farmacéutico!

Consejos nutricionales para personas en tratamiento contra cáncer

 

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer que se celebra el 4 de febrero, tenemos el privilegio de volver a leer a nuestra compañera farmacéutica Aitziber Saiz*, experta en nutrición en pacientes con cáncer y que no hace mucho también nos escribió un par de post sobre la alimentación en tratamientos oncológicos y que puedes volver a leer aquí y aquí.

pimiento corazon nutricion cancer

El cáncer es una enfermedad multifactorial, con tratamientos distintos. Pero un factor que tienen en común muchas de las personas que lo padecen es la desnutrición. El estado nutricional tiene una gran importancia en la enfermedad debido a que influye en la evolución y en la respuesta del tratamiento.

Un método sencillo para la valoración del estado nutricional es, el que aparece en la siguiente tabla elaborada por el Instituto de la Salud de Queensland:

 Método de cribado nutricional

Parámetros
¿Ha perdido peso recientemente de manera involuntaria?
No 0
No estoy seguro 2
Sí, he perdido peso
De 1 a5 Kg 1
De 6 a10 Kg 2
De 11 a15 Kg 3
Más de 15 Kg 4
No sé cuanto 2
¿Come mal por disminución de apetito?
No 0
1
Total*

*Total ≥ 2 paciente en riesgo de desnutrición. 

Para cuidarse y evitar una posible desnutrición, os damos una serie de recomendaciones dietéticas: 

–          Fraccionar la dieta en 5 o 6 tomas. Es preferible hacer tomas de menor aporte para que el cuerpo vaya digiriendo los alimentos. En pequeñas cantidades, le resulta más fácil.

–          Se recomienda variar la dieta, huir de la monotonía. Por ejemplo cuando comamos verduras, variar en los distintos tipos de verduras, además de modificar la forma de cocinarlas: cocidas, en ensalada, como guarnición…

–          Cambiar la rutina de las comidas, para ello se puede comer en distintos sitios de la casa (en la cocina, en la sala…) y en la medida de lo posible proporcionar compañía (algún familiar, la radio…).

–          A la hora de escoger los alimentos dar preferencia a lo que sean de su agrado y comer a las horas de mayor apetito.

–          Es recomendable que la ingesta de pescado sea superior a la de la carne, alternando pescados azules (bonito, salmón…) con los blancos (merluza, gallo…).

–          Las legumbres son una fuente importante de fibra. Se pueden comer cocidas, en ensaladas  combinadas con arroz por ejemplo lentejas con arroz.

–          El consumo de frutas y verduras debe de ser de 5 al día, intentando que una de las verduras sea en forma de ensalada (crudas). Se puede aprovechar para consumir alimentos de temporada y de nuestra zona geográfica, aportan más micronutrientes y son más sabrosas.

–          Intentar beber agua entre las comidas: dos vasos a lo largo de la mañana, otros dos por la tarde…

–          Evitar acudir en ayunas a los tratamientos, excepto en los casos que le indiquen lo contrario.

Es importante hacer una planificación de la dieta además de personalizarla contando con un profesional adecuado.

 *Aitziber Saiz Golzarri es farmacéutica y graduada en Nutrición humana y Dietética por la Universidad de Navarra. Adjunta en la Farmacia Golzarri, en Vizcaya, es colaboradora de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).  Miembro del grupo de trabajo de nutrición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Vizcaya (COFBI), imparte talleres y conferencias de educación nutricional a escolares, enfermos oncológicos, tercera edad…

Puedes seguirle en Twitter en: @farGolzarri

El papel del nutricionista al realizar una dieta

En muchas ocasiones hemos comentado la importancia de consultar a nuestro farmacéutico a la hora de recibir consejo y asesoramiento ante determinadas situaciones relacionadas con nuestra salud.

Al igual que el profesional de la farmacia, también existen especialistas relacionados con la alimentación y las dietas, que nos pueden asesorar cuando queremos perder peso.

Hoy podemos contar en el blog con la aportación de uno de ellos, Amaia Ibañez, nutricionista profesional que explica por qué es importante el papel de estos expertos.

“En el momento de afrontar una dieta o un plan de reducción de peso, no sólo debemos preocuparnos de deshacernos de unos cuantos kilos, sino de hacerlo de forma adecuada. No se trata tanto de adelgazar, como de estar sanos.

Por eso, los dietistas-nutricionistas no sólo guían en nuestro control de peso, sino que a la vez pueden ayudar ante la presencia de ciertas patologías.

importancia del nutricionista en las dietas

Para la preparación del plan adecuado, el nutricionista se apoya en la toma de varias medidas o datos como medidas antropométricas (peso, altura, perímetros, porcentaje de grasa…), presencia de patologías, medidas bioquímicas (glucosa colesterol…), datos de alimentación (gustos, alergias…) o datos de actividad física (horas de ejercicio y tipo).

Estos datos aparte de hacer que el plan sea el más adecuado para nosotros nos darán una referencia para ver nuestra evolución a lo largo de la realización del programa de dieta y alimentación.

Si eres de las personas a las que les cuesta seguir un plan nutricional, seguro que si lo haces acompañado, y mejor con un experto, se te hará más fácil ese cambio de hábitos. Porque recuerda: lo importante junto con alcanzar nuestro peso objetivo es hacerlo de forma saludable adquiriendo unos hábitos que nos acompañen a lo largo de nuestra vida.

En este sentido, la persona que mejor puede plantearnos un plan equilibrado según nuestro perfil es un experto en la materia”.

 

*Amaia Ibañez Melo, nutricionista de Cinfa, es diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad del País Vasco y tiene un Máster en Nutrición, Alimentación y Metabolismo por la Universidad de Navarra.

Alimentación en tratamientos oncológicos (y II)

Hace unos días la farmacéutica Aitziber Saiz* nos indicaba unas primeras nociones sobre cómo puede influir la alimentación en pacientes que están recibiendo un tratamiento contra el cáncer. Hoy continuamos con la segunda parte de su post.

“Estos pueden ser unos útiles consejos a la hora de preparar un menú para una persona en tratamiento oncológico:

  • Evitar las dietas monótonas: intentar variar lo máximo posible dentro de sus preferencias.
  • Los horarios de los tratamientos pueden interferir en las horas de las comidas, por lo que se deben de tener en cuenta. Por lo general, se conocen de antemano.
  • Tener presente que existen ciertos medicamentos que afectan al apetito.
  • Elegir ambientes relajados y agradables para tomar la comida: sin ruidos y distracciones como la televisión.
  • Evitar comer solo: en la medida de lo posible, hacerlo en compañía de alguien.
  • Las tecnologías culinarias empleadas deben aportar poca grasa a la dieta para facilitar la digestión y evitar la saciedad: plancha, hervidos, vapor, horno, microondas, papillote…
  • Repartir las comidas en varias tomas y sin que sean muy voluminosas: pueden realizarse hasta 6-10 tomas al día.
  • Comer más en la toma que se tenga más apetito: por lo general, suele ser en el desayuno.

alimentación y cáncer

Como recomendación general, tanto los pacientes como los familiares o las personas cercanas deben saber que una correcta alimentación minimiza las complicaciones digestivas, consigue mantener un buen nivel de defensas, permite cumplir el tratamiento en el periodo establecido y, como consecuencia, mejora la calidad de vida del enfermo.

Además, es importante practicar ejercicio suave cada día, siempre en la medida de lo posible, y eso sí, evitando esfuerzos los días que se está muy bajo de energía, el día del tratamiento o días posteriores.

Por último, recordemos que cada paciente tiene unas reacciones adversas distintas ante el tratamiento oncológico: vómitos, diarreas, estreñimiento, xerostomía… Por esta razón, es fundamental personalizar la dieta en cada caso, consultando al profesional”.

*Aitziber Saiz Golzarri es farmaceútica y graduada en Nutrición humana y Dietética por la Universidad de Navarra. Adjunta en la Farmacia Golzarri, en Vizcaya, es colaboradora de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC)Miembro del grupo de trabajo de nutrición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Vizcaya (COFBI), imparte talleres y conferencias de educación nutricional a escolares, enfermos oncológicos, tercera edad…

 Puedes seguirle en Twitter en: @farGolzarri

 

Alimentación en tratamientos oncológicos (I)

Como sabemos, la alimentación y la salud están íntimamente relacionadas, y también en momentos de enfermedad nos influye lo que comemos. En esta nueva entrada de Firma Invitada, la farmacéutica Aitziber Saiz* nos detalla qué consejos alimenticios puede seguir una persona que padece cáncer y qué alimentos resultan más recomendables para un paciente que está recibiendo un tratamiento oncológico.

“La prevalencia de malnutrición en pacientes oncológicos es superior a la de cualquier otro grupo de pacientes. Así, la forma más común del déficit nutricional en este colectivo es la malnutrición proteico-calórica y las deficiencias en vitaminas y minerales. Como consecuencia de la  malnutrición, hay una alteración en el sistema inmune,  o se producen intolerancias a terapias neoplásicas… Por todos estos motivos, es necesario prevenir y tratar la desnutrición durante un tratamiento oncológico.

alimentación y cáncerLa enfermedad y la terapia pueden modificar el sentido del gusto del paciente y, por lo general, se perciben de forma alterada la temperatura de los alimentos, el olor y el sabor. Se observa una disminución de sensibilidad para el sabor dulce y un aumento del salado y amargo. Por eso, el enfermo oncológico debe hacer una dieta variada y equilibrada, atendiendo a sus gustos y preferencias, y siempre en cantidades suficientes, de forma que se cubran todos sus requerimientos.

Es importante consumir alimentos de todos los grupos –frutas, verduras y pescados, todos ellos preferiblemente de temporada y variando según época del año-; se escogerán proteínas de fácil digestión, como el pescado blanco (merluza, lenguado, gallo…), carnes blancas (pollo, pavo, conejo…), clara de huevo cocida, o queso fundido desnatado-; se usarán concentrados de proteínas en polvo en aquellos casos en que la dieta no cubra las necesidades; el consumo de lácteos se realizará según la tolerancia de cada paciente en cada momento del tratamiento; los hidratos de carbono como el pan, galletas, pasta o arroz son de fácil digestión y aportarán energía necesaria; y para cocinar y aliñar los alimentos, se debe emplear aceite de oliva.

Así mismo, no debemos olvidar la hidratación: además del agua se deben recuperar las sales minerales pérdidas, por lo que es recomendable el consumo de sueros de rehidratación oral. Además, se pueden beber licuados, bebidas vegetales como zumos, cremas de verduras, yogur batido e infusiones”.

Próximamente, continuaremos en una  nueva entrada con más recomendaciones en torno a este tema.

*Aitziber Saiz Golzarri es farmaceútica y graduada en Nutrición humana y Dietética por la Universidad de Navarra. Adjunta en la Farmacia Golzarri, en Vizcaya, es colaboradora de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC)Miembro del grupo de trabajo de nutrición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Vizcaya (COFBI), imparte talleres y conferencias de educación nutricional a escolares, enfermos oncológicos, tercera edad…

 Puedes seguirle en Twitter en: @farGolzarri 

El índice glucémico de los alimentos

Nuestra sección de Firma Invitada sigue abierta y activa, y esta semana contamos con la colaboración de Isabel Altuna *, farmacéutica y seguidora del blog, que nos va a explicar qué es el índice glucémico de los alimentos.

Cuando comenzamos una dieta, una de las principales recomendaciones que se hacen es la de realizar por lo menos cinco ingestas de comida al día y no saltarnos ninguna de ellas. Una de las razones que se da para seguir esta “norma” es que de esta manera no llegamos con hambre a las comidas principales y que así disminuimos la ansiedad. Pero además, así se consigue que la glucemia, el nivel de glucosa en sangre, se mantenga constante.

Cada vez hay más estudios que están de acuerdo en que mantener los niveles de glucosa  constantes en sangre es importante. Sin grandes picos ni valles en los niveles de glucosa el organismo y el páncreas sufren menos y nuestra mente funciona mejor.

Los niveles elevados de glucosa en sangre se relacionan con estas patologías:

  •  Diabetes tipo 2.
  • Aumento de obesidad, mayor acumulación de grasa y mayor sensación de hambre.
  • Procesos inflamatorios generales.
  • Mayor incidencia de padecer algunos cánceres y mayor crecimiento.
  • Dificultad para mantener la concentración.

Esa cantidad de azúcar en sangre depende, además de factores genéticos y metabólicos, de los alimentos que comemos. Algunos alimentos tienen la capacidad de subir la glucemia de manera rápida a niveles muy altos, haciendo que el páncreas tenga que segregar grandes dosis de insulina para controlarlo.

índice glucémico, glucosa, azúcar, diabetes, alimentos, obesidad

El índice glucémico de un alimento nos indica de qué manera influye su ingesta en nuestra glucemia. Alimentos con índice glucémico elevado quiere decir que son capaces de elevar la glucosa en sangre de manera rápida y alta. Los alimentos ricos en fibra, por lo general tienen un índice glucémico más bajo, mientras que las patatas, el arroz blanco o el azúcar tienen el índice glucémico elevado.

Vamos a ver unos cuantos ejemplos:

  • Azúcar blanco, patatas, zanahorias, arroz blanco, pan blanco, melón o plátano son alimentos con índice glucémico elevado.
  • El arroz integral, la pasta integral, los cereales completos sin azúcar, o frutas como las uvas, el coco, o las ciruelas pasas tienen el índice glucémico medio.
  • Y alimentos con índice glucémico bajo son las verduras como las acelgas, el cardo o los puerros; frutos secos, como nueces o almendras; frutas como las fresas y peras; las lentejas y los garbanzos y algo que a muchos os va a encantar; el chocolate negro amargo de 80% de cacao o más (es decir, sin azúcar añadido).

De todas formas, el cómo comemos estos alimentos también influye en el índice glucémico: no es lo mismo comer un plato de patatas a la riojana, que son sólo patata, que añadir la patata a la acelga, ya que al aumentar la cantidad de fibra que acompaña a los alimentos también aumenta el tiempo de absorción de los nutrientes y por tanto, el índice glucémico se reducirá.

*Isabel Altuna es licenciada en Farmacia por la Universidad de Navarra, y regenta la Farmacia Altuna Martínez, en  la Avd. Navarra 62 31580 Lodosa (Navarra) con una completa página web:  http://farmaciaaltuna.com/

** Referencias:

http://www.uned.es/pea-nutricion-y-dietetica-I/guia/enfermedades/diabetes/manual_el_indice_glucemi.htm

http://www.alatheia-medical.com/diabetes/TABLAS_IG.pdf

 

El solomillo con setas, plato principal del último menú saludable

Con el menú de hoy llegamos al final de esta sección de dietas saludables que ha durado más de cuatro meses. Desde el principio hemos pretendido ofreceros variedad y equilibrio, las dos claves que marcan una alimentación sana y que repercute directamente en nuestro peso.

Además, hemos querido que todos los platos sean fáciles de preparar y por supuesto, basados en los conocimientos de nuestro equipo de nutricionistas, a quienes agradecemos su colaboración.

La dieta de hoy tiene a la carne como el grupo de alimento principal. En concreto, la de cerdo, que tiene un contenido en macronutrientes diferente en función de la pieza de consumo. Su proteína es de alto valor biológico. Además, tiene un alto contenido en hierro hemo, por lo que resulta muy beneficiosa para aquellas personas con anemia. Un detalle importante: la hora de elegir este tipo de carne es importante seleccionar las carnes más magras.

El desayuno comienza con un vaso de leche desnatada con dos tostadas de pan integral con fiambre de pavo, y un kiwi.

A media mañana podemos tomar una barrita de cereales.

La comida principal del día está basada en un primer plato de brócoli al vapor con refrito de ajo. Y de ración, un solomillo de cerdo a la plancha acompañado de guarnición de setas. De postre, un puñado de uvas (diez unidades) blancas.

menú con solomillo de cerdo

La merienda está compuesta de un zumo sin azúcar añadido y siete almendras.

Y al final del día, cenamos una crema de calabaza con queso fresco desnatado, un filete de lenguado, y un yogur desnatado.

¡Buen provecho y feliz lunes!

*Este menú ha sido diseñado por Catalina Carmen García Muñoz. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Granada y con un curso superior en Dietética y Nutrición aplicada.

Judías verdes y pescado a la plancha con ajo y perejil

Comenzamos el mes de febrero con el penúltimo de nuestros menús, que como sabéis, están pensados para esta animaros a incorporar comidas y productos saludables a vuestro día a día y, por qué no, conseguir que cocinar sea algo fácil y entretenido. Además, todos ellos han sido dietas encaminadas a mantener un peso adecuado.

En este caso, el producto protagonista es el pescado, por lo que recordamos que es recomendable tomar dos raciones semanales de pescado azul y otras dos o tres raciones semanales de pescado blanco.

Una infusión será parte de nuestro desayuno, junto a dos tostadas de pan de molde con queso fresco desnatado y un vaso de zumo de frutas natural

A media mañana, tomamos una pieza de fruta, que siempre es un almuerzo de lo más sano y apetecible.

El plato principal del día, la comida, está compuesto de judías verdes y emperador a la plancha con ajo y perejil. Podemos acompañarnos de un trozo de pan y una pieza de fruta.

menú pescado emperador

A la hora de la merienda podemos tomar dos quesitos desnatados.

Y para cenar, un salmorejo cordobés con taquitos de jamón y huevo cocido, además de un yogur desnatado.

¡Feliz lunes y buen provecho!

*Este menú ha sido diseñado por Gema Martín García. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Complutense de Madrid y con Postgrado en Nutrición, Dietética y Dietoterapia por la Universidad de Navarra.

El tofu, protagonista del último menú vegetariano

Entramos en la última semana de enero con un menú vegetariano, el último de este tipo en nuestra lista de dietas saludables.

Comenzamos el día con una cuajada con miel y tres galletas tipo ‘Maria’ para desayunar.

Dos mandarinas nos sirven de almuerzo.

Para comer, de primero tenemos una crema de calabacín con picatostes, y de segundo, tofu al horno con cebolla a tiras, aceitunas negras y salsa de soja. De postre, un yogur también de soja.

El tofu, al ser un derivado de la soja, puede producir alergia alimentaria, con síntomas como picor de la piel, flatulencias, dolor de cabeza, estornudos o dermatitis. menú vegetariano con tofu

Conviene recordar que siempre que introduzcamos un alimento nuevo en nuestra alimentación debemos probarlo en pequeñas cantidades para comprobar nuestra tolerancia a ese producto.

Como merienda, un vaso de leche de soja con cereales integrales.

Y a la hora de la cena podemos prepararnos una pizza vegetal. ¿Cómo? Sobre una base de pizza individual untamos tomate frito, y le echamos calabacín, cebolla, pimiento y champiñones. Para terminar el día, tomamos piña natural o en su jugo.

¡Buen provecho y feliz lunes!

*Este menú ha sido diseñado por Mireia Sevilla Arche. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por el CESNID (Universidad de Barcelona) y postgraduada en Nutrición Clínica por la UB.

Foto: fuente. bit.ly/1n56LvS Bajo licencia cc.